Refrescando el Verano del Peru

159 años

159 años
11.02 Nuestra Señora de Lourdes - 159 años

De Mercaderes a Nobles

De Mercaderes a Nobles
12.02 Recorriendo la Ciudad de Lima- Jirón de La Union

La pintura academica en Lima

La pintura academica en Lima
Ignacio Merino - Pintor academico

viernes, 3 de abril de 2015

Procesion de Semana Santa 2015 . Cartagena



Procesión de Semana Santa 2015 . Cartagena



Nada más recogerse la california procesión del silencio, rompen el ambiente los marrajos con los típicos pasacalles de sus tercios de granaderos y judíos que anuncian a la ciudad la inminente salida de los cortejos marrajos. La Lonja de Pescados acogerá la salida en la madrugada de este día la impresionante salida de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Titular de la Cofradía, que recorriendo las típicas calles de Santa Lucía irá por su camino de Amargura al Santo Encuentro de la Santísima Madre Dolorosa, confluyendo las dos imágenes frente a frente en la Plaza de la Merced, actuando como testigos mudos de este acto los pasos de La Verónica y de San Juan Evangelista. Una tercera procesión que partió de la Iglesia de Santa María se une en la plaza del Lago para continuar todos, fundida en una sola procesión, entre el bullicio y el cansancio de toda la noche para recogerse con las primeras horas de la mañana. Con las primeras sombras de la noche la Cofradía Marraja pone en la calle toda la solemnidad y suntuosidad posibles en la magna procesión del Santo Entierro de Cristo. Uno a uno irán desfilando, ante un público expectante que abarrota la carrera, los momentos últimos de la Pasión de Jesús. La genial gubia de José Capuz da vida a la representación marraja. Jesús Nazareno, el Expolio de Jesús, el Santísimo Cristo de la Agonía, La Lanzada, el Descendimiento de Cristo, La Piedad, el Grupo del Santo Entierro, el Cristo Yacente, Santa María Magdalena, San Juan Evangelista y la Santísima Virgen de la Soledad, acompañados de cientos de penitentes en el que destaca el riguroso orden, y la solemnidad del acompasado paso de los tercios al ritmo de las marchas pasionales, realzan los bellos tronos, cuajados de flor y luz, en una procesión en la que los cofrades morados ponen el listón en la máxima altura.