Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Primer domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

domingo, 5 de abril de 2015

¡ FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN !




¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

«Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá: y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás.»
Juan 11, 25-26

“Os anunciamos la Buena Nueva de que la promesa hecha a los padres, Dios la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús”.
Hechos 13,32-33

“Les transmití a ustedes lo que a mi vez recibí 
(del resto de los apóstoles y la Iglesia): 
que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas (Pedro) y luego a los doce”.
1Corintios 15,3-4

“Los que hemos muerto al pecado ¿cómo seguir viviendo en él? ¿O es que ignoran que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? Fuimos, pues, con Él sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos por medio de la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva. Porque si nos hemos hecho una misma cosa con Él por una muerte semejante a la suya, y también lo seremos por una resurrección semejante. Sabiendo que nuestro hombre viejo fue crucificado con Él, a fin de que fuera destruido este cuerpo de pecado y cesáramos de ser esclavos del pecado. Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con Él, sabiendo que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más y que la muerte no tiene ya dominio sobre Él. Su muerte fue un morir al pecado de una vez para siempre, pero su vida es un vivir para Dios. Así también nosotros, consideraos como muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús”
Romanos 5,2-17


La Resurrección de Jesús es el hecho central de la vida cristiana y de la salvación.

¡Alegrémonos con la Resurrección de Cristo,
 y que esta alegría esté siempre presente en nuestra vida!

¡ALELUYA!