Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

jueves, 7 de agosto de 2014

11.08 Misa Pro-Beatificación del V.P. Francisco del Castillo sj



Misa Pro Beatificación del P. Francisco del Castillo SJ en Lima

Podría ser el primer sacerdote peruano en llegar a los altares.

INVITACIÓN

Misa - Pro Beatificación

Lunes 11 de Agosto 2014

Iglesia de San Pedro de Lima


Hora 6 pm.

+

V.P. Francisco del Castillo y su devoción al Sagrado Corazón de Jesús



El venerable P. Francisco del Castillo fue digno émulo de su hermano en religión el P. Alloza. Aunque en su Autobiografía procura hablar lo menos posible de sí, acá y allá asoman los encendimientos de su alma y los favores que recibió del cielo. Era aún estudiante de filosofía y en este tiempo dice: “que sentía un júbilo, alegría y consuelo grande en el corazón, otras me parecía y como que sentía tener la boca en el sacrosanto costado y llaga de Cristo Nuestro Señor, de quien me parecía sentir la presencia, no con figura o imagen corpórea sino con un modo intelectual muy delicado y sutil…”

En abril de 1666 sintió los efectos de su unión con Cristo crucificado de modo que el alma y aún el cuerpo se sentían como penetrados y unidos a Cristo. No es fácil explicar con palabras este favor, pero el V. P. nos describe sus efectos, de esta manera: “De aquí nacen los tiernos y amorosos abrazos con Cristo Nuestro Señor crucificado, el parecerle y sentir el alma que le da a besar la llaga de su costado, el entrarse el alma dentro del Corazón del Señor, el parecerle que quiere volar por los aires con Cristo Nuestro Señor crucificado. De aquí la apretura grande en los ojos, la suavidad y gusto en la lengua, el incendio, regalos y deliquios del corazón, el parecer que el corazón crece y que no se puede contener ni cabe en el pecho, el quedar sin fuerzas el cuerpo, rendido ya como muerto y, finalmente, el parecer y sentir que Cristo Nuestro Señor solamente está viviendo y amando en el alma y que puede decir con San Pablo: “Vivo yo, ya no yo, sino Cristo vive en mí”.

Gracias semejantes le fueron otorgadas más de una vez, de modo que vinieron a hacerse frecuentes en su vida. Estando un día en su celda, en la casa de los Desamparados, vio en visión intelectual a Cristo y sintió que su alma quería volar y entrarse en el sacrosanto costado y unirse a su Divina Majestad y dice el V.P. que oyó estas palabras: “que el modo para volar y entrar por el costado a su Corazón era el abatirse y humillarse y que cuanto más se humillase, tanto más veloz subiría el alma y entraría en su Corazón”. Por eso fue humildísimo y mereció se repitieran tan extraordinarios favores.
. . .

Historia de la Devoción al Corazón de Jesús en el Perú 

P. Rubén Vargas Ugarte S.J.