Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Primer domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

lunes, 16 de septiembre de 2013

17.09 San Juan Macias PERU




San JUAN MACÍAS


Hoy 16 de septiembre, la Iglesia conmemora el tránsito a Dios de SAN JUAN MACÍAS quien muriera santamente en un día como hoy de 1645 en Lima, Perú. Nacido en Ribera de Fresno, España, en 1585 fue religioso lego de la orden de Santo Domingo. En 1975 el Papa Pablo VI le proclamó Santo. Es patrono de los campesinos y de los emigrantes

Unidos, pues, a la familia dominicana y a las iglesias del Perú y España, brindémosle nuestro devoto aplauso

MEDITACION

QUERIDO SAN JUAN MACÍAS: recordar tu vida es ver al hombre sencillo que llegó hasta la santidad, recorriendo el camino de la humildad. Siendo aún niño, te ganas la vida con trabajos humildes de pastor y porquerizo. Te embarcas en la aventura de la vida llegando en una nave al Perú en donde ingresas a la Orden de los Padres Dominicos. Desempeñaste el trabajo de portero en el convento de Santa Magdalena, de los Dominicos en Lima. Tu tarea fue simple y a la vez adecuada para mostrar el resplandor de tu corazón de santo. En los largos momentos de ocio, rezas el Santo Rosario. Dios te concedió una sensibilidad sobrenatural extraordinaria, que te permitía escuchar un constante rumoreo: "Son las almas del purgatorio que piden oraciones", decías. Gracias al Santo Rosario, he podido sacar del purgatorio a más de 1.400.000 almas, para la gloria de Dios". Entre tus tareas estaba también la de repartir limosnas a los pobres y necesitados. Para esto, recorrías la ciudad de Lima pidiendo colaboraciones, y cargabas todo lo que te daban sobre un borriquito que siempre te acompañaba. Pero, cosa admirable, cuando tú no podías hacer el recorrido, enviabas a tu borriquito, que por sí solo hacia todo el recorrido. Y la gente, que ya lo conocía, ponía sobre él su colaboración. Cosas de santos! Después de tu muerte, se hacen más frecuentes los milagros que en vida. Inolvidable fue aquel del orfelinato de Badajoz. Un día en el que no tenían qué dar de comer a los niños y en enfermos, ante las ollas vacías exclaman: "ay, Fray Juan, los pobres están sin comida". Bastó decir solo esto para que las ollas empezaran a llenarse de comida hasta rebalsar. Pero ésta fue tanta que el párroco tuvo que exclamar: "Fray Juan, basta, ya, basta!" Y en ese momento las ollas dejaron de producir comida

Santoral para todo el Año
P. Javier San Martin S.J. - Sra Cecilia Mutual
latam@vatiradio.va
http://es.radiovaticana.va/Santoral/358.asp


Solemnidad en Honor a SAN JUAN MACIAS OP


Padre de los pobres, Patron de los Inmigrantes, Ladron de las Almas del Purgatorio

ENTRONIZACION SOLEMNE
Viernes 13 Setiembre 2013
Hora : 6:00 pm


NOVENA
Del 13 al 21 de Setiembre 2013
Hora: 7:00 pm



SOLEMNIDAD POR SU PASO A LA ETERNIDAD
Miercoles 18 Setiembre 2013
Hora: 7:00 pm


MISA y PROCESION
Domingo 22 Setiembre 2013
Hora Misa: 10.00 am
Inicio de Procesion: 11:00 am


SOLEMNIDAD DE CANONIZACION
Sabado 28 de Setiembre 2013
Hora: 7:00 pm


GUARDADA SOLEMNE
Sabado 28 de Setiembre 2013
Hora: 8:00 pm


Basilica del Santisimo Rosario
Santuario de los Santos Peruanos





Tierra de San Juan Macías

Ribera del Fresno es un municipio español, perteneciente a la provincia de Badajoz (comunidad autónoma de Extremadura).

Se sitúa entre Villafranca de los Barros y Hornachos, a una altitud de 399 metros. Pertenece a la comarca de Tierra de Barros y al Partido judicial de Villafranca de los Barros.



Historia




En 1594 formaba parte de la provincia León de la Orden de Santiago y contaba con 754 vecinos pecheros.

Hasta 1873 perteneció a la diócesis del Priorato de San Marcos de León, fecha a partir de la cual pasó a la jurisdicción de la diócesis de Badajoz.

A la caída del Antiguo Régimen la localidad se constituye en municipio constitucional en la región de Extremadura. Desde 1834 quedó integrado en el Partido judicial de Almendralejo. En el censo de 1842 contaba con 640 hogares y 2420 vecinos.



Personajes destacados

Entre sus hijos se cuenta San Juan Macías, nacido en 1585 y emigrado al Perú, donde entró en la Orden de Predicadores y murió en Lima en 1645.

También hay que destacar a Juan Meléndez Valdés, poeta y político nacido en 1754, y a Alonso García Bravo, constructor de la ciudad de México y su primer director de Obras


Fiestas
Las fiestas que posee la localidad a lo largo del año son las siguientes:

•Jueves de Compadres: Tiene una estrecha relación con la celebración del Carnaval. Se celebra dos jueves antes del miércoles de ceniza, por lo que, al igual que éste, no tiene una fecha fija en el calendario, variando cada año en función de la Semana Santa. Consiste en la escapada al campo de los habitantes de la localidad, agrupados en pandilla, para degustar los productos típicos de la matanza. A lo largo del día éstos realizan muñecos de paja con atributos sexuales muy marcados. Estos muñecos participarán en el “concurso de compadres” para después ser quemados en la Plaza del Pueblo.

•San Isidro: Se celebra el 15 de mayo donde todos los vecinos del pueblo se van al campo a degustar los productos típicos. Por la noche, y durante 3 días hay baile hasta altas horas de la madrugada.

•Jornadas Gastronómicas y Artesanales: Se celebra el primer fin de semana de agosto. Consiste en el exposición y degustación de los platos típicos de antaño; así como de su artesanía tradicional.

•Fiestas del Emigrante (15 de agosto): Tradicional fiesta en honor de todos los emigrantes que vienen a Ribera del Fresno en vacaciones.

•Fiestas y Ferias en honor del Santísimo Cristo de la Misericordia (14 de septiembre). Es la fiesta principal del pueblo y dura 4 días.

•Romería al Pozo de San Juan Macías (Tercer domingo de septiembre): Todos los ribereños se concentran en el Pozo de San Juan Macías para celebrar la tradicional romería y pasar un día de campo en honor del santo y patrón de Ribera del Fresno.

•Feria Avícola de Ribera del Fresno “FEAVIR” (2ª semana del mes de noviembre): Consiste en la demostración y el conocimiento de las diferentes especies de animales domésticos habituales en nuestro entorno.

•“Muestra Popular de Vinos de Tierra de Barros (puente de diciembre): Feria consistente en dar a conocer la “Cultura del Vino”.

El Pozo de San Juan Macías en Ribera del Fresno




Templete levantado en los años 60 del siglo XX para honrar la memoria del santo extremeño San Juan Macías y la del prodigió que aconteció en este lugar sobre 1592 cuando el santo siendo pastor de ovejas obró el primer milagro reconocido en vida.
Con la ayuda de todos los devotos del santo tanto ribereños como foráneos el " pocito" como cariñosamente es llamado entre los lugareños sería bendecido e ignagurado el domingo 16 de septiembre de 1967 por las autoridades eclesiáticas y civiles de la época, constituyéndose asi la primera romeria.
Hoy en dia el pozo de San Juan es punto de atración para todos sus devotos ribereños y foráneos que acuden en masa durante todo el año para recoger agua, orar y dar gracias por los favores recibidos.
Así también se ha convertido en un lugar de reunión y encuentro para jóvenes, convivencias, romerías y demás fiestas camperas.

Galeria fotografica

Ermita de San Juan Macías en Ribera del Fresno



Porche de la ermita con la imagen del santo salvando a las almas del pulgatorio.



Vidrieras de la Ermita



Relicario donde se conserva un trozo del hueso del costado.






SAN JUAN MACIAS, AMIGO INTIMO DE SAN MARTIN DE PORRES,
DE PASTOR A PORTER

Publicado el 16 septiembre 2012 por Joseantoniobenito

Resumen de la exposición de la Biblioteca Nacional del Perú. San Juan Masías (1585 – 1645).

Hijo de una familia de pastores, Juan Masías nació en Ribera del Fresno, en España. Desde un inicio, su vida pareció destinada a la santidad. Huérfano a temprana edad, fue criado por un tío que lo dedicó al pastoreo. Mientras se dedicaba a esta labor, recibe la visita de un niño que le revela ser San Juan Bautista, y le anuncia un futuro viaje a tierras lejanas. Ya mayor, viaja a Cartagena de Indias al servicio de un mercader. Luego se dirigió hacia el sur para llegar finalmente a Lima; toma los hábitos dominicos en la Recolección de Santa María Magdalena de esta ciudad (actual Iglesia de la Recoleta) en 1622. Allí se ocupó de la portería hasta su muerte, acaecida más de dos décadas después, en 1645. Ofrendaba a Dios numerosas penitencias, ayunos y oraciones a cambio de la salvación de las ánimas del purgatorio. Como Martín de Porres -de quien era amigo-, el santo se destacaba por su profunda humildad y sencillez. Fue famoso por sus consejos espirituales, solicitados por los distintos estamentos de la sociedad limeña, desde los mendigos hasta el propio virrey. Juan Masías cultivó además una ardiente caridad, y se dedicaba a repartir diariamente alimentos a los menesterosos. Sus numerosos milagros llevarían a Clemente XIII a declararlo venerable en 1763. Fue beatificado por Gregorio XVI en 1837. Paulo VI lo elevaría a los altares en 1975.



SAN JUAN MACIAS, AMIGO ÍNTIMO DE SAN MARTÍN, DE PASTOR A PORTERO

( Texto de mi libro "Peruanos ejemplares")

El 23 de enero de 1949, desde Olivenza (Badajoz), la cocinera Leandra Rebello Vásquez no podía dar crédito a lo que vieron sus ojos. Se encontraba en el Hogar de Nazaret, colegio de niños acogidos a la Protección de Menores, regentado por una institución religiosa fundada por el párroco del pueblo don José Zambrano. Era domingo y, además de la comida para los 5O chavales, había de preparar alimentos para los pobres de la población. Los bienhechores designados para ese día no trajeron los alimentos. La criada encargada de preparar la comida, advirtiendo la exigua cantidad de arroz (unos 750 gramos), la arrojaba para su cocción al tiempo que se abandonó en su paisano beato Juan Macías:"¡Oh Beato, hoy los pobres se quedarán sin comida!"

A continuación, aquella minúscula cantidad de arroz, al cocer, fe vista crecer de tal modo que al instante fue preciso trasladarla a una segunda olla; lo que se hizo una y otra vez. La multiplicación del arroz duró cuatro horas de una a 5 de la tarde cuando el recipiente que rebosaba fue apartado del fuego por mandato del párroco. Del alimento gustaron hasta hartarse los chicos del hogar, como la ingente multitud de pobres y necesitados. Leandra Rebello, protagonista del milagro de este "conquistador espiritual", presente el 28 de septiembre de 1975 en la canonización de Juan Macías, es digna sucesora de espíritus tan sencillamente magnánimos. Lo demuestra su confianza audaz que atrae el milagro del Cielo.

Nace nuestro santo en Ribera del Fresno, pueblo de la Alta Extremadura, perteneciente entonces al priorato nullius de San Marcos de León, provisorato de Llerena, de la Orden Militar de Santiago y ahora diócesis de Badajoz. Era el 2 de marzo de 1585. Sus padres, Pedro de Arcas e Inés Sánchez, eran modestos labradores. En ratos libres trabajaba como familiar del Santo Oficio. Al año siguiente nace su única hermana. Sus padres eran fervientes cristianos y transmiten a sus hijos los principios de la vida cristiana, singularmente la devoción a Nuestra Señora del Valle, patrona del pueblo, aparecida en 1428.




Huérfano y pastor

Contaba Juan 4 años, cuando la peste que asolaba Castilla segó la vida de sus padres. Con inmenso cariño recordaría al P. Blas de Acosta, prior de los Dominicos en Lima: "En sangre y virtud eran lo mejor de su país [...] Mis padres eran pobres pero santos pobres, los cuales con el sudor de su frente se sustentaban". Mateo Sánchez e Inés Salguero, tíos y padrinos, acogieron bajo su tutela a ambos huérfanos. Desde la infancia elevaba fervientes plegarias por sus padres; con frecuencia se escapaba a la iglesia, cercana al hogar, para orar ante la talla gótica de la Virgen María. Iba también a una de las cinco ermitas, la del Cristo de la Misericordia, fuera de la población.

Todavía niño, su tío le encomienda el cuidado de un pequeño rebaño de ovejas. Un día, en que apacentaba su rebaño en la zona del Caleño y la Barrica, vio un resplandor que se le acercaba. El mismo protagonista nos narra su encuentro con san Juan, que le saludó:



"- Juan, estás de enhorabuena

Yo les respondí del mismo modo.



- Yo soy Juan Evangelista, que vengo del cielo y me envía Dios para que te acompañe porque miró tu humildad. No lo dudes.

Y yo le dije:

- ¿Pues quién es san Juan Evangelista? - El querido discípulo del Señor. Y vengo a acompañarte de buena gana, porque te tiene escogido para sí. Téngote que llevar a unas tierras muy remotas y lejanas adonde te han de labrar templos. Y te doy por señal de esto que tu madre, Inés Sánchez, cuando murió, de la cama subió al cielo, y tu padre, Pedro de Arcas, que murió primero que ella, estuvo algún tiempo en el purgatorio, pero ya tiene el premio de sus trabajos en la gloria.



Cuando supe de mi amigo san Juan la nueva de mis padres y la buena dicha mía, le respondí:

- Hágase en mí la voluntad de Dios, que no quiero sino lo que El quiere.

Desde este instante, 1592, a los 7 años de edad, Juan pasa su niñez orando a Dios y rogando a su amigo Evangelista que le guiara durante la vida. Pablo VI en la bula de canonización resalta esta función de consejero de san Juan Evangelista en su vida.



Emigrante hacia el Nuevo Mundo

El aire migratorio que flotaba en el ambiente, tanto por parte de los conquistadores como de los misioneros, fue contagiando a nuestro pastor. Y así, en la Navidad de 1613, se despidió de sus familiares y amigos para marchar a Sevilla rumbo a América. Se embarcaría como criado de algún mercader que pagara su viaje y le diera un trabajo como medio de vida. 6 años de espera entre Jerez de la Frontera y Sevilla templaron su espíritu en la paciencia y perseverancia. Allí convive con mendigos y labradores, camina con los arrieros, se mezcla con los pobres que se amontonaban en las puertas de los conventos. En 1619 embarcó en Sevilla rumbo a Cartagena de Indias con un mercader, prestando sus servicios de pastor. Aquí pudo tratar con misioneros deseos de evangelizar las nuevas tierras. Al llegar a Cartagena se queda sin trabajo y sin sueldo. No obstante, reparte y socorre a los más necesitados con lo poco que tenía, recorre los templos de la ciudad y busca trabajo para ganarse el pan de cada día.

En 1620 se dirige hacia Lima. Camina a sus 34 años por la ruta abierta por sus paisanos: Bogotá, Pasto, Quito... Se detiene en Pacasmayo para honrar la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe y llega por fin a Lima. Aquí trabaja como pastor, en San Lázaro, al servicio de Pedro Jiménez Melacho. En 1622 entra como lego dominico en el convento de Santa María Magdalena y se despide de su amo con estas palabras:

Haga la cuenta de la soldada que me debe y dará de ella a las pobres buenas y necesitadas hasta 200 pesos. Lo demás envíelo al portero de la Casa, fray Pablo, para el convento. Yo no le he defraudado en nada. Perdóneme los descuidos que como hombre flaco habré tenido.

En el nuevo convento, se sentirá como pez en el agua. Su compañero, otro santo, san Martín de Porras, el popular Fray Escoba, le animará a seguir practicando su amor fraterno y su humildad. También él era lego y también portero. Los dos llevarán una vida intensa de oración y de penitencia, con la asistencia directa y distribución diaria de alimentos a los pobres que acudían diariamente a la portería. Se privaba de parte de su alimento para repartirlo entre los más necesitados.

El conocido historiador G. Lohmann nos des describe su espíritu penitente: "Su descanso se limita a recostarse de bruces, el rostro apoyado sobre los brazos, arrodillado delante de una imagen de la Reina de los Cielos, en su advocación de Belén, colocada a la cabecera de su cama. Incansable en mortificarse, ceñía permanentemente su cuerpo, oculto debajo del hábito, con unos ásperos cilicios". El mismo dirá:" Jamás le tuve amistad al cuerpo, tratélo como a enemigo; dábale muchas y ásperas disciplinas con cordeles y cadenas de hierro. Ahora me pesa y le demando perdón, que al fin me ha ayudado a ganar el reino de los cielos". Cómo resuenan los ecos de santidad de su paisano Pedro de Alcántara o la nueva tierra abonada en su actual Lima por Santa Rosa (muerta en 1617) Su ascetismo nada tiene de adustez, nace del más puro amor a Dios, de su felicidad de sentirse abarcado por su don: "Muchas veces orando a deshoras de la noche, llegaban los pajarillos a cantar. Y yo apostaba con ellos a quién alababa más al Señor. Ellos cantaba y yo replicaba con ellos".


¡Un millón de almas liberadas del purgatorio!

Juan tenía la costumbre de rezar todas las noches, de rodillas, el Rosario completo. Una parte la ofrecía por las almas del Purgatorio, otra por los religiosos, y la tercera, por sus parientes, amigos y benefactores. Oraba el Santo en la capilla de Nuestra Señora del Rosario, cuando de pronto una mano dio un golpe sobre el altar. Sobresaltado, vio a su lado una sombra rodeada de llamas que le dijo: "Soy Fray Juan Sayago, que acabo de morir y necesito muchísimo de tus oraciones y auxilios; para que, satisfaciendo con ellos a la divina justicia, salga de estas penas expiatorias", con lo cual desapareció. Vivió este fraile en el Convento del Santísimo Rosario, contiguo a la Iglesia de Santo Domingo, habiendo expirado a la misma hora en que se le apareció a nuestro Santo.

A la cuarta noche, hallándose Juan postrado en el mismo altar, se le volvió a aparecer el alma de aquel fraile, ahora luminosa, para decirle que gracias a sus oraciones y penitencias la Virgen lo había sacado del Purgatorio y llevado a gozar de la bienaventuranza eterna. A la hora de su muerte, obligado por la obediencia, Juan Masías confesó haber liberado durante su vida a un millón cuatrocientas mil almas.


42 años de portero

Cruzar el océano, 12.000 kilómetros, para desempeñar el cargo de portero no parece encajar en el cuadro de los grandes misioneros. Pero él ha sido el único misionero extremeño canonizado. Desde la portería del convento, de su prosa ordinaria compone un poema heroico extraordinario. Provee el sustento diario de cuantos se acercan a su puerta en busca de socorro. "Al pedir a los ricos para sus pobres, les enseñaba a pensar en los demás; al dar al pobre lo exhortaba a no odiar"- apuntará Pablo VI.


Destaca su filial devoción a la Virgen María. En 1630 se le apareció Nuestra Señora del Rosario en la capilla de su convento con motivo de un temblor de tierra. El mismo Juan contó que Nuestra Señora del Valle, cuya imagen veneraba en el cuadro que tenía en su celda, le había hablado y concedido cuanto le había pedido. Con el rezo del Rosario invocaba a la Trinidad por medio de María. Su contemplación le llevaba a amar a la naturaleza, al prójimo, su vida consagrada. Dios obró por su intercesión varios milagros entre los que sobresalen las constantes multiplicaciones de alimentos. Al finalizar el mes de agosto de 1645 enfermó de disentería. Su celda era visitada por los pobres y los ricos. A su cabecera se hallaba el virrey, marqués de Mancera. Murió el 17 de septiembre de 1645, contaba 6O años. Gregorio XVI le beatificó en 1837 y Pablo VI le canonizó en 1975.



NOVENA HONOR DE SAN JUAN MACÍAS

ORACIÓN PREPARATORIA PARA TODOS LOS DÍAS

Por la señal... Señor mío Jesucristo.

Bendito, alabado y glorificado seas por siempre, oh Dios Todopoderoso y Padre amorosísimo de todas las amas, y muy en particular de las que gimen, abandonadas, en este valle de lágrimas y miserias, como lo demostrasteis con vuestro siervo y abogado mío, el Santo Juan Macías, dándole por visible guía al discípulo amado San Juan Evangelista. Yo os suplico me concedáis el favor que os pido por esta novena, si es para vuestra mayor gloria y bien de mi alma. Amén

Meditar a continuación la reflexión del día que corresponda:


ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios!, que quisisteis que floreciera el Santo Juan Macías por cl candor de las costumbres, enriqueciéndole en su humilde vida con abundancia de gracias; os rogamos nos concedas imitar de tal manera sus virtud que, limpios de toda mancha, merezcamos llegar a nuestra gloria. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Ave María Purísima. Sin pecado concebida.



DÍA PRIMERO

Comenzar con laoración preparatoria para todos los días.

Reconocimiento a los beneficios divinos.

Soy cristiano y, por lo mismo, dueño de un hermoso huerto de fértil tierra, ricas fuentes, lluvias, vientos, hielos y calores a su debido tiempo; hasta la escogida semilla se viene a la mano: sólo hace falta nuestra cooperación para obtener el deseado fruto. Este fruto es la paz del alma, necesaria para alcanzar los bienes eternos; pues tales oficios hacen las contrariedades, disgustos y enfermedades, refrigeradas por las dulces aguas que brotan de los siete Sacramentos. Haced, Señor, por mediación de vuestro Siervo, sepa reconocer y daros gracias por tan singular beneficio.

Pídase la gracia que se desee conseguir. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA SEGUNDO

Comenzar con laoración preparatoria para todos los días.

Conformidad con el propio estado.

No es fácil la conformidad, pero es indispensable para que el árbol de nuestra vida arraigue y dé frutos saludables. Todos quisiéramos que nada nos faltara, mas la experiencia nos dice que no es posible; que todos tengamos derecho a ser iguales es una de tantas ofensas a la providencia de Dios, que, con ser el hombre su obra maestra de la Creación, puso a los ojos en el lugar más preferente, mientras que a los pies los dejó a ras de tierra; el rostro, a vista de todos, y, sin embargo, al corazón, fuente vital, lo deja encerrado como en una cárcel. ¿Por qué tanta desigualdad?

Convenzámonos de que el cargo que nos haya cabido en la sociedad es el más conveniente a nuestra santificación, si lo ajustamos a los preceptos de Dios.

Pídase la gracia que se desee conseguir. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA TERCERO

Comenzar con laoración preparatoriapara todos los días.

Vida cristiana.

Verdad es que nos han bautizado, oímos misa en los días festivos, cumplimos con el precepto pascual y asistimos a alguno que otro acto religioso, con esto ya nos creemos verdaderos cristianos; pero ¿podríamos llamar buen comerciante o buen labrador al que rara vez abre su tienda o labra sus tierras? No. Es necesario vivir como tales, cultivando las virtudes, reprimiendo los vicios y amándonos todos como hermanos. Da verdadera pena que llevemos este sagrado nombre y vivamos -!cuántas veces !- odiándonos aun entre las mismas familias. Que no sólo en el nombre, sino que también en las obras puedan decir de nosotros que somos verdaderos hijos de Abraham.

Pídase la gracia que se desee conseguir. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA CUARTO

Comenzar con laoración preparatoriapara todos los días.

Del amor a Jesús Sacramentado.

¿Qué diríamos de quien, estando cerca del fuego y en su mano el calentarse, se consumiera tiritando de frío? Igual reproche merece el que en la vida del espíritu se ve cercado por los siete pecados capitales, es decir, hinchado por la soberbia, consumido por la avaricia, embrutecido por la gula, abrasado de la lujuria, y así de los demás, y no se llega a Jesús en el Sagrario, que es, según dice el P. Granada, consuelo de nuestra soledad, mantenimiento de nuestras almas, medicina de nuestras llagas y escudo contra todos nuestros enemigos. Si te es posible, no dejes de visitarle todos los días en el Sagrario, y entonces experimentarás cuán dulce y suave es el Señor.

Pídase la gracia que se desee conseguir. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA QUINTO

Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Devoción a Jesús Crucificado.

"Si yo fuere levantado de la tierra -dice el Señor-, todas las cosas las atraeré a mi". No habrá hogar en España que, por derecho de antigüedad, no tenga entronizado, en su mejor aposento, el santo Crucifijo, el mismo quizá, que confortó en los momentos difíciles a los seres queridos. Así había de ser, porque sólo un Dios Todopoderoso que sabe de dolores, puede valer de bálsamo a nuestras heridas. Sea, pues, Jesús Crucificado el muro y puerto donde se estrellen las olas de las pasiones y resguardamos de las asechanzas de nuestros enemigos, y, en particular, nuestro fiel consolador a la hora de la muerte.

Pídase la gracia que se desee conseguir. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA SEXTO
Comenzar con la oración preparatoria para todos los días.

Devoción a María Santísima.

Se divierten los niños con tal interés, como si en el mundo no existiera más que ellos y sus juegos; pero, al menor rasguño, brota en seguida de sus labios el dulce nombre de !madre! Hasta los mayores, que ya no pueden gozar de sus cariños, se desprende un dejo de mieles al recordarla. Mas este amor, con ser muy grande, lleva mucho de interesado; es un telón que, descorriéndolo, aparece la verdadera Madre, nada terrena, pero que sabe de dolores y que está pronta a escuchar y remediar nuestras dolencias. Es la Reina y Señora dispensadora de todas las gracias. No dejemos de invocarla diariamente con el rezo del santo Rosario o, al menos, con tres Avemarías al acostarse.

Pídase la gracia que se desee conseguir. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA SÉPTIMO

Comenzar con laoración preparatoria para todos los días.

Caridad para con los pecadores.

Dignos de compasión deben de ser los pobres pecadores, y por lo general, ¿cómo se les compadece? Muchas veces, con el desprecio; otras, criticando sus acciones, o, cuando no, se les empuja estando al borde del precipicio. No, cristiano, no; dale tu mano para sacarlo del vicio, suaviza sus miserias si no está en ti el remediarlas: es nuestro hermano. Nunca echemos en olvido que estamos formados del mismo barro, y, si Dios nos deja de su mano, caeríamos en los mismos pecados o en mayores quizás.

En nuestros sacrificios y oraciones no los olvidemos para que el Señor los vuelva al verdadero camino.



DÍA OCTAVO

Comenzar con laoración preparatoria para todos los días.
Amor para con los agonizantes.

Muchas batallas tenemos que sostener durante la vida, pero ninguna más dura y decisiva como la de la hora de la muerte; en ella nos va todo: honra, hacienda, amigos, hogar; pero nada es esto en comparación del eterno porvenir: ese, para siempre, ser infeliz o dichoso, es para temblar de pies a cabeza. Con nuestras oraciones podemos hacer que el Divino Jesús incline la balanza hacia el bien de muchos hermanos que, a no ser así, serían arrojados al fuego eterno. Oremos, oremos por los agonizantes.



Pídase la gracia que se desee conseguir. Terminar con la oración final para todos los días.



DÍA NOVENO



Comenzar con la oración preparatoriapara todos los días.



Amor a las almas del Purgatorio.



Mientras vivimos, malo ha de ser que no haya quien de nosotros no se compadezca al contemplar nuestras miserias; pero, ¡ay!, una vez traspasemos los umbrales de la eternidad y transcurra algún tiempo, puede ser se olviden de nosotros. No, no suceda así; si con la vara que midiéremos seremos medidos, seamos cuerdos, pidamos por las almas del Purgatorio. Ofrezcámosles todos nuestros sacrificios, y Dios, que las ama tanto, nos lo pagará con creces en esta y en la otra vida. Que no se pase un solo día, y muchas veces durante él, sin enviarles un «Jesús, María y José, socorred a las almas del Purgatorio».



Pídase la gracia que se desee conseguir. Terminar con la oración final para todos los días.



Festividad religiosa en honor a San Juan Macías - HCSMPYSJMOP
En la Basilica del Rosario - Convento de Santo Domingo de Lima

Oremos por Siria