Del 23 de Marzo al 23 de Abril 2015

Del 23 de Marzo al 23 de Abril 2015
Semana de Pasión en Lima 2015

Cuaresma en Lima

Cuaresma en Lima
Programa Oficial de Semana Santa en Lima 2015

Pidamos a Cristo un corazón misericordioso como el suyo.

Pidamos a Cristo un corazón misericordioso como el suyo.
Mensaje del Papa para la Cuaresma 2015 - Desde el Miércoles de Ceniza al Domingo de Ramos

martes, 14 de septiembre de 2010

Bernardo Bitti sj (1,568 - 1,610) 400 años de su muerte


Se cumplen 400 años de la muerte de Bernardo Bitti SJ

La obra del jesuita italiano Bernardo Bitti constituye sin duda -a juicio de los enterados críticos- una de las más notables expresiones de la pintura religiosa en Hispanoamérica a fines del siglo XVI y comienzos del XVII.


Nacido en Camerino en 1548, ingresó a la Compañía de Jesús como Hermano en 1568 y vino al Perú en 1575. Los treinticinco años siguientes de su vida estuvieron consagrados sin descanso al arte pictórico. Lo ejercitó en las diversas casas e iglesias de la orden de San Ignacio en Lima, Cusco, Arequipa, Juli, La Paz, Chuquisaca y Potosí. Su fama es ya reconocida en 1589 así en la “Carta Anua” de 1589: “Está entre el número de los nuestros un hermano extraordinario artista pintor, cuyo nombre brilla en todo el reino”.

Si bien su producción registra claras influencias de Miguel Ángel, Rafael y Vasari, el Hermano Bitti muestra un estilo inconfundible: y es que -como afirma José de Mesa-, “había unido a las enseñanzas de la escuela romana del último manierismo el acre sabor de la tierra andina”. La composición, el dibujo y el colorido llegan a cumbres de maestría y técnica formal difícilmente superables.



La Coronacion de la Virgen Maria

Sintió especial predilección por la temática mariana: del medio centenar de pinturas suyas identificadas en el ámbito peruano-boliviano, una veintena representa a la Virgen María en alguno de los misterios de su vida: Anunciación, Expectación, Purificación, Asunción, Coronación.

Sus cuadros otorgan preferencia a los toques suaves y cálidos, que atraen y cautivan. Elegancia y alargamiento de las figuras, apacible y transparente serenidad de los rostros, finura y equilibrio de las combinaciones cromáticas, unción religiosa, hacen de Bernardo Bitti un artista excepcional.

Pero además dedicó parte de su trabajo a la escultura. Retablos, altares, relieves, imágenes revelan –no menos que la pintura- una destreza superior, como puede apreciarse todavía hoy en templos y museos de Lima, Cusco y el Altiplano.

Deseamos subrayar finalmente que el arte de Bitti hizo escuela: se proyecta desde el Virreinato peruano hasta Quito y Nueva Granada y llega a crear en los nativos de estos pueblos -según el autorizado criterio de José de Mesa- “una permanente búsqueda hacia los valores plásticos y un apego a la pintura idealizada”.


Jesus Recusitado de Bernardo Bitti SJ - Iglesia de la Compañia de Jesus en Arequipa

Bitti falleció en Lima en 1610, dejando para la posteridad el legado imperecedero de su arte y la inspirada lucidez de su genio.

(Texto de Armando Nieto, S.J. (1990) - (Fuente: Micro Noticias de la Provincia Peruana)

http://www.jesuitasperu.org/