Señor de los Milagros en Parroquia Virgen Desamparados en Breña 2014

Señor de los Milagros - Octubre

Señor de los Milagros - Octubre

martes, 14 de septiembre de 2010

Bernardo Bitti sj (1,568 - 1,610) 400 años de su muerte


Se cumplen 400 años de la muerte de Bernardo Bitti SJ

La obra del jesuita italiano Bernardo Bitti constituye sin duda -a juicio de los enterados críticos- una de las más notables expresiones de la pintura religiosa en Hispanoamérica a fines del siglo XVI y comienzos del XVII.


Nacido en Camerino en 1548, ingresó a la Compañía de Jesús como Hermano en 1568 y vino al Perú en 1575. Los treinticinco años siguientes de su vida estuvieron consagrados sin descanso al arte pictórico. Lo ejercitó en las diversas casas e iglesias de la orden de San Ignacio en Lima, Cusco, Arequipa, Juli, La Paz, Chuquisaca y Potosí. Su fama es ya reconocida en 1589 así en la “Carta Anua” de 1589: “Está entre el número de los nuestros un hermano extraordinario artista pintor, cuyo nombre brilla en todo el reino”.

Si bien su producción registra claras influencias de Miguel Ángel, Rafael y Vasari, el Hermano Bitti muestra un estilo inconfundible: y es que -como afirma José de Mesa-, “había unido a las enseñanzas de la escuela romana del último manierismo el acre sabor de la tierra andina”. La composición, el dibujo y el colorido llegan a cumbres de maestría y técnica formal difícilmente superables.



La Coronacion de la Virgen Maria

Sintió especial predilección por la temática mariana: del medio centenar de pinturas suyas identificadas en el ámbito peruano-boliviano, una veintena representa a la Virgen María en alguno de los misterios de su vida: Anunciación, Expectación, Purificación, Asunción, Coronación.

Sus cuadros otorgan preferencia a los toques suaves y cálidos, que atraen y cautivan. Elegancia y alargamiento de las figuras, apacible y transparente serenidad de los rostros, finura y equilibrio de las combinaciones cromáticas, unción religiosa, hacen de Bernardo Bitti un artista excepcional.

Pero además dedicó parte de su trabajo a la escultura. Retablos, altares, relieves, imágenes revelan –no menos que la pintura- una destreza superior, como puede apreciarse todavía hoy en templos y museos de Lima, Cusco y el Altiplano.

Deseamos subrayar finalmente que el arte de Bitti hizo escuela: se proyecta desde el Virreinato peruano hasta Quito y Nueva Granada y llega a crear en los nativos de estos pueblos -según el autorizado criterio de José de Mesa- “una permanente búsqueda hacia los valores plásticos y un apego a la pintura idealizada”.


Jesus Recusitado de Bernardo Bitti SJ - Iglesia de la Compañia de Jesus en Arequipa

Bitti falleció en Lima en 1610, dejando para la posteridad el legado imperecedero de su arte y la inspirada lucidez de su genio.

(Texto de Armando Nieto, S.J. (1990) - (Fuente: Micro Noticias de la Provincia Peruana)

http://www.jesuitasperu.org/