Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Primer domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

sábado, 23 de marzo de 2013

Mons Ricardo Durand Florez sj


Mons Ricardo Durand Flores sj
9no Aniversario de su Partida a la Casa del Padre
El 19 marzo de 2004 falleció en Lima Mons. Ricardo Durand Flórez, de larga trayectoria de servicio pastoral a la Iglesia en nuestro país. Al fallecer en Fátima, era Arzobispo-Obispo Emérito del Callao, y anteriormente fue Arzobispo del Cusco. Sus restos descansan en la cripta de la Catedral del Callao.
Nació el 16 de abril de 1917 en Ambo, departamento de Huánuco. Al poco tiempo su familia se establece en Lima. El 10 de marzo de 1934 inicia su camino al servicio de Dios ingresando al noviciado de la Compañía de Jesús, que en aquel tiempo quedaba en Chillán (Chile). En 1936 pronuncia sus votos y 12 años después se ordena Sacerdote en la ciudad de San Miguel, Argentina. En 1951 regresa a Lima para desempeñarse como profesor en el Colegio de La Inmaculada.
Poco después empieza a ocupar tareas que le demandan un mayor compromiso con los más necesitados. En 1953 se le nombra responsable de las Obras Misionales Pontificias y un año después, de la Cruzada Eucarística. Desde este puesto propone el lanzamiento de la revista “Avanzada”, una publicación misionera de gran éxito dirigida a niños y jóvenes. Con el apoyo del entonces Nuncio Apostólico, Mons. Francesco Lardone, funda en 1954 Cáritas del Perú. Años después esta importante obra social pasaría a manos de la Conferencia Episcopal Peruana. Luego de cuatro años funda la “Cruz Blanca”, obra social para atender a las necesidades de niños en extrema pobreza.
En 1966 fue nombrado Arzobispo del Cuzco y en 1968, debido a ser considerado uno de los precursores en dirigir una mayor atención hacia los pobres, recibe la misión de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano, en Medellín, para presidir la Comisión sobre Pobreza. Luego de un tiempo le diagnostican un problema cardíaco que le impide permanecer en el Cuzco. Esta situación lleva a que en 1975 sea nombrado Arzobispo-Obispo del Callao, misión que desempeñó por 20 años. Al frente de esta importante tarea fundó los Centros de Educación Ocupacional, más de 100 comedores populares y Talleres de capacitación. Reconstruyó la Iglesia Matriz – Catedral del Callao, construyó muchas parroquias, y fundó los dos Seminarios Diocesanos del Callao, “Corazón de Cristo” y “Redemptoris Mater y Juan Pablo II”. Construyó también la Casa de Retiros “Betania”. En 1995, el Papa Juan Pablo II acepta su renuncia por límite de edad. A pesar de ello, Mons. Durand siguió manteniendo contacto con diversas obras de acción social. Fue uno de los primeros que se percató del impacto de los medios de comunicación, y los usaba muy bien con esa mezcla de simpática campechanía y sólida doctrina.