Refrescando el Verano del Peru

Nuestra madre en Mayo 2017

Nuestra madre en Mayo 2017
Nuestra madre en Mayo 2017

Lima

Lima
Lima

Serenata Virgen de Fatima en Lima 2017

Serenata Virgen de Fatima en Lima 2017
1917 Virgen de Fatima en Lima 2017

sábado, 28 de junio de 2014

27/06/2014 Visita del Papa FrancIsco al Policlínico Gemelli








Emitido en directo el 27/6/2014 - Tv Murcia

Visita del Papa Francesco al Policlínico Gemelli y a la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Sagrado Corazón

Cada uno de ustedes lleva a los enfermos un poco del amor del Corazón de Cristo, y lo hace con competencia y profesionalidad

(RV) Noticia del 2014-06-27.- El cardenal Angelo Scola leyó la homilía que Papa Francisco había preparado para la misa del Sagrado Corazón en el Hospital Gemelli de Roma, a la que no pudo asistir por una imprevista indisposición.

Texto completo:

«El Señor se enamoró de ustedes y los eligió» (Dt 7,7).


Dios se ha unido a nosotros, nos ha elegido, y esta unión es para siempre, no tanto porque nosotros somos fieles, sino porque el Señor es fiel y soporta nuestras infidelidades, nuestra lentitud, nuestras caídas.

Dios no tiene miedo de ligarse a nosotros. Esto puede parecernos extraño: a veces llamamos a Dios “el Absoluto”, que significa literalmente “libre, independiente, ilimitado”; pero en realidad, nuestro Padre es ‘absoluto’ siempre y sólo en el amor: por amor estrecha alianzas con Abraham, Isaac, Jacob, y así sucesivamente. Ama los vínculos, crea vínculos; vínculos que liberan, no fuerzan.

Con el salmo hemos repetido, «el amor del Señor permanece para siempre»
(cf. Sal 103). En cambio de nosotros, hombres y mujeres, otro salmo afirma: «ha
desaparecido la lealtad entre los hombres» (cf. Sal 12,2). Hoy, en particular,
la lealtad es un valor en crisis porque somos inducidos a buscar siempre el
cambio, una supuesta novedad, negociando las raíces de nuestra existencia, de
nuestra fe. Sin fidelidad a sus raíces, sin embargo, una sociedad no avanza:
puede hacer grandes progresos técnicos, pero no un progreso integral de todo el
hombre y de todos los hombres.

El amor fiel de Dios por su pueblo se ha manifestado y realizado plenamente en Jesucristo, el cual, para honrar la unión entre Dios y su pueblo, se convirtió en nuestro esclavo, se despojó de su gloria y asumió la forma de siervo. En su amor no se dio por vencido de frente a nuestra ingratitud ni siquiera ante el rechazo. Nos lo recuerda San Pablo: «Si somos infieles, él - Jesús – permanece fiel, porque no puede renegar de sí mismo» (2 Tim. 2,13).
Jesús permanece fiel, no traiciona jamás: incluso cuando nos equivocamos, Él nos espera siempre para perdonarnos: es el rostro misericordioso del Padre.

Este amor, esta fidelidad del Señor manifiesta la humildad de su corazón: Jesús no ha venido a conquistar a los hombres como los reyes y los poderosos de este mundo, sino ha venido a ofrecer amor con mansedumbre y humildad. Así se definió a Sí mismo: “aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón” (Mt 11,29). Y el sentido de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, que celebramos hoy, es aquel de descubrir siempre más y de dejarnos envolver por la fidelidad humilde y la mansedumbre del amor de Cristo, revelación de la misericordia del Padre. Podemos experimentar y saborear la ternura de este amor en cada etapa de la vida: en el tiempo de la alegría y en aquel de la tristeza, en el tiempo de la salud y en aquel de la debilidad y enfermedad.

La fidelidad de Dios nos enseña a acoger la vida como un acontecimiento de
su amor y nos permite testimoniar este amor a los hermanos en un servicio
humilde y manso. Esto es lo que están llamados a hacer, especialmente los
médicos y el personal paramédico en este Policlínico, que pertenece a la
Universidad Católica del Sagrado Corazón. Aquí, cada uno de ustedes lleva a los
enfermos un poco del amor del Corazón de Cristo, y lo hace con competencia y
profesionalidad. Esto significa permanecer fiel a los valores fundacionales que
el Padre Gemelli coloca a la base de la Universidad de los católicos italianos,
para conjugar la investigación científica iluminada por la fe y la preparación
de cualificados profesionales cristianos.

Queridos hermanos, en Cristo contemplamos la fidelidad de Dios. Cada gesto, cada palabra de Jesús revela el amor misericordioso y fiel del Padre. Y entonces ante Él nos preguntamos: ¿cómo es mi amor por el prójimo? ¿Puedo ser
fiel? ¿O en cambio soy voluble, sigo mis estados de ánimo y mis simpatías? Cada uno de nosotros puede responder en la propia conciencia. Pero por encima de todo podemos decir al Señor: Señor Jesús, haz mi corazón cada vez más similar al tuyo, lleno de amor y fidelidad.

(Traducción Griselda Mutual- RV)