Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Primer domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

martes, 28 de enero de 2014

Papa Francisco visitò a la parroquia romana del Sagrado Corazón de Jesús





La Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, en Roma - Sacro Cuore di Gesù


El Sacro Cuore di Gesù es una iglesia de Roma, en el rione Castro Pretorio frente a la Estación de Roma Termini.


La iglesia fue ordenada por el Papa Pío IX, quien en 1870 puso la primera piedra del nuevo edificio, pero debido a la anexión de Roma al Reino de Italia el trabajo se detuvo. Fue sólo gracias a la tenacidad de San Juan Bosco que la construcción pudo reanudarse en 1880 y se terminó en 1887, por el arquitecto Francesco Vespignani.

La iglesia es la sede de la parroquia del Sacro Cuore di Gesù a Castro Pretorio, establecida el 2 de febrero de 1879 con el decreto vicarial Postremis hisce temporibus. El 11 de febrero de 1921 el Papa Benedicto XV la elevó al rango de basílica menor, con la carta apostólica Pia Societas. Posteriormente, el Papa Pablo VI instituyó el título de cardenal del Sacro Cuore di Gesù a Castro Pretorio, el 5 de febrero de 1965.

La fachada es de estilo renacentista. Sobre la torre se encuentra una estatua de Cristo Redentor, colocada en 1931. El interior tiene tres naves divididas por columnas de granito, con crucero y cúpula.

La iglesia y los edificios anexos son propiedad de los Salesianos, que han hecho uno de sus centros más importantes en Roma. En uno de sus edificios vivió el fundador de la iglesia, San Juan Bosco, desde 1881 hasta 1884, como recuerda una placa conmemorativa.


Papa Francisco visita a la parroquia romana del Sagrado Corazón de Jesús
 ++
Francisco: “Hay que acabar con los mercaderes de carne humana que esclavizan a inmigrantes”


Publicado el 20.01.2014

ÁLVARO ESPINOSA MALAGÓN - Con motivo de la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado, que la Iglesia celebró ayer domingo 19 de enero, el papa Francisco ha insistido en su petición de acabar con “los mercaderes de carne humana que quieren esclavizar a los inmigrantes y refugiados”.

Frente al feroz viento que soplaba en Roma y ante la presencia (una vez más) de miles de fieles, el papa Francisco explicó ayer domingo, a la hora del Angelus en la Plaza de San Pedro, el significado del término bíblico “Cordero de Cristo”.

“En el Nuevo Testamento, el término cordero se utiliza siempre para referirse a Jesús. Esta imagen del cordero podría sorprender, ya que no se trata de un animal fuerte y robusto que carga sobre sus espaldas con un enorme peso”, indicó el Papa.

Desde la ventana del apartamento pontificio, aclaró que “el cordero es una criatura débil y frágil, símbolo de la obediencia, la docilidad y el amor que lleva a su propio sacrifico”.

Francisco invitó a las personas que le escuchaban a continuar con el ejemplo del “Cordero de Dios”, “cambiar la maldad por la inocencia, la fuerza por el amor, la soberbia por la humildad o el prestigio por el servicio”.

Después del rezo y con motivo de la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado, fue cuando se refirió a la necesidad de acabar con “los mercaderes de carne humana que quieren esclavizar a los inmigrantes y refugiados”.

El Santo Padre expresó su agradecimiento concreto “a la Congregación de los Misioneros de San Carlos, a los padres y religiosas scalabrinianos, que tanto bien hacen a la Iglesia y se hacen migrantes entre los migrantes”. Además pidió un rezo “por los migrantes y refugiados que viven situaciones muy graves y difíciles”.

Visita a los pobres y vagabundos

Ya por la tarde, el Pontífice realizó la visita que tenía programada a la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, propiedad de los salesianos y famosa por dar asistencia a los pobres, inmigrantes y vagabundos que se encuentran en las inmediaciones de la estación ferroviaria de Termini.

A pesar de la lluvia, el Pontífice –que llegó con su habitual Ford Focus– fue recibido por una multitud de personas en la entrada de la parroquia.

El Santo Padre en su homilía improvisada, aseguró que “la llave del éxito en la vida está en la confianza en Dios” y aseguró que “Jesús nunca decepciona. Nunca” y que “Él ha venido a salvarnos para quitar el pecado. El mío, el tuyo y el del mundo: todo, todo”.

Después de ofrecer misa, el argentino mantuvo un encuentro, además de con los pobres, con los padres de los niños bautizados en los últimos meses, con los recién casados y con las familias jóvenes.

http://www.vidanueva.es/2014/01/20/francisco-hay-que-acabar-con-los-mercaderes-de-carne-humana-que-esclavizan-a-inmigrantes