Refrescando el Verano del Peru

Nuestra madre en Mayo 2017

Nuestra madre en Mayo 2017
Nuestra madre en Mayo 2017

Lima

Lima
Lima

Serenata Virgen de Fatima en Lima 2017

Serenata Virgen de Fatima en Lima 2017
1917 Virgen de Fatima en Lima 2017

martes, 2 de febrero de 2016

La Alianza de Abtao contra España


El combate de Abtao unió a naves peruanas y chilenas contra el enemigo español
el 7 y 8 de febrero de 1866.


Alianza peruano-chilena contra el intervencionismo europeo.

por Jorge Ortíz Sotelo

Tras una larga crisis, España había comenzado a recuperarse durante el gobierno de Isabel II (1833-1868). Como parte de ese proceso había reconstruido su poder naval y enviado expediciones a Asia y a África. También había intervenido en dos de sus antiguas colonias americanas, retomando bajo su soberanía a los dominicanos en 1861 y capturando al año siguiente el puerto de Veracruz, junto con británicos y franceses. 

Isabel II, Reina de España

En ese contexto de 1863 arribaron a las costas del Pacífico tres naves de guerra españolas conduciendo una comisión científica. Fueron vistas con suspicacia. No faltó razón para ello. En 1864 capturaron las islas Chincha y estuvimos a punto de irnos a la guerra.

Las cosas se calmaron tras la firma del tratado Vivanco-Pareja, pero las hostilidades se reanudaron a principios de 1866, cuando la reforzada fuerza naval española –al mando del brigadier Casto Méndez Núñez– inició operaciones contra Perú y Chile. Los limitados medios navales peruanos y chilenos no eran rivales para dicha fuerza, particularmente para la fragata blindada Numancia, una de las naves más poderosas del mundo en ese entonces. La única opción que les quedaba a los gobiernos de Lima y Santiago era preservar sus medios navales hasta el arribo de los recién construidos blindados peruanos Huáscar e Independencia, pudiendo luego operar con alguna posibilidad de éxito.


 2268-combate-2-c
              Miguel Grau y Arturo Prat se enfrentaron a España en el combate de Abtao.

Fue por ello que en febrero de aquel año tres de nuestras naves –la fragata Apurímac y las corbetas América y Unión– y dos naves chilenas –la corbeta Esmeralda y la goleta Covadonga– se encontraban reunidas en el pequeño canal que se forma entre la isla Abtao y el continente, al noreste de la isla de Chiloé. El comandante aliado era el capitán de navío Williams Rebolledo. El 5 de febrero éste se había alejado de la zona con la Esmeralda, dejando al mando al veterano capitán de navío peruano Manuel Villar. Dos días después se avistó a las fragatas españolas Blanca y Villa de Madrid, que llevaban ya algunas semanas buscando a las naves aliadas. De inmediato Villar dispuso que sus cuatro buques formaran una línea y se prepararan para el combate contra unas naves de mayor porte que las suyas.

2268-combate-3-c
  Naves peruanas y chilenas se trasladaron hacia la isla de Abtao, al sur de Chile.

A las naves españolas, al mando del capitán de navío Claudio Alvargonzález, les tomó casi 10 horas sortear los peligros de esas aguas. La acción se inició a las 4:15 p.m. Durante una hora y quince minutos se intercambiaron unos 1,500 disparos, a una distancia que oscilaba entre 1,000 y 2,500 metros. Finalmente, las fragatas españolas optaron por retirarse sin poder destruir a las naves aliadas. Estas últimas habían prevalecido sobre sus contrincantes y, aunque inútilmente, continuarían aguardando al arribo de los blindados peruanos. Todos los buques sufrieron daños y tuvieron bajas, pero los únicos muertos en la acción fueron dos marineros de la Unión.

En este combate tomaron parte muchos de los marinos peruanos y chilenos que 13 años después se enfrentarían defendiendo a sus respectivos países. Aquí la relación. 
Apurímac: capitán de corbeta, José Sánchez Lagomarsino; teniente primero, Guillermo More; guardiamarinas, Enrique Palacios, Decio Oyague y Leoncio Prado; y amanuense, Adolfo King. 
América: guardiamarina, Diego Ferré Sosa. 
Unión: capitán de fragata, Miguel Grau y teniente primero, Elías Aguirre. 
Covadonga: capitán de corbeta, Manuel Thomson; teniente segundo, Carlos Condell de la Haza y teniente segundo, Arturo Prat.

Aquella gesta evidenció que, en la medida en que los intereses peruanos y chilenos estén alineados, podemos trabajar juntos por un objetivo común. Esto no implica que olvidemos nuestras diferencias ni renunciemos a nuestra historia, pero constituye una lección para las generaciones actuales y futuras.

Fuente: Revista Caretas n°2320. Lima 06 de febrero del 2014.