Refrescando el Verano del Peru

Conmemoración de Batallas en Lima 1881

Conmemoración de Batallas en Lima 1881
13.01 Conmemoración de la Batalla de San Juan y Chorrillos .. y la batalla de Miraflores - 1881

482 aniversario de Lima

482 aniversario de Lima
Serenata a Lima: 1535 - 17 enero - 2017

Conferencia: La Plaza Mayor de Lima

Conferencia: La Plaza Mayor de Lima
18.01 Conferencia: La Plaza Mayor de Lima - Asociacion Peruano-Japones en Lima

viernes, 15 de febrero de 2013

¡Gracias por el amor y la oración, la Iglesia es de Cristo, sigan rezando por el Papa!


¡Gracias por el amor y la oración, la Iglesia es de Cristo, sigan rezando por el Papa!

Noticia del 2013-02-13 11:01:06


(RV).- (Con audio) Con grandes aplausos y muestras de devoción y cariño, al inicio de la catequesis, sostenido e iluminado por la certeza de que Cristo nunca dejará de guiar y de cuidar a su Iglesia, Benedicto XVI reiteró – en su penúltima Audiencia General, las palabras con que anunció su renuncia, el pasado lunes, agradeciendo a todos por el amor y la oración y exhortando a rezar por el Papa y por la Iglesia. Se trata de una decisión que, tal como Benedicto XVI afirmó, ha tomado siendo “profundamente consciente de la gravedad de este acto”, pero, al mismo tiempo “consciente, de no tener ya la capacidad de ejercer el ministerio petrino con el vigor que el mismo requiere”:
RealAudioMP3 Queridos hermanos y hermanas

Como saben – (aplausos...) gracias, por vuestra simpatía he decidido renunciar al ministerio que el Señor me encomendó el 19 de abril de 2005. Lo he decidido en plena libertad y por el bien de la Iglesia, después de haber rezado largo tiempo y de haber examinado mi consciencia ante Dios, profundamente consciente de la gravedad de este acto, pero, al mismo tiempo consciente, de no tener ya la capacidad de ejercer el ministerio petrino con el vigor que el mismo requiere. Me sostiene e ilumina la certeza de que la Iglesia es de Cristo. Él no le hará faltar nunca su guía y cuidado. Agradezco a todos por el amor y la oración con la que me han acompañado.

En estos días no fáciles para mí, he percibido casi físicamente la fuerza de la oración, que me da el amor de la Iglesia y de vuestra oración. Sigan rezando por mí, por la Iglesia y por el futuro Papa ¡El Señor nos guiará!


(MFB y CdM – RV).