Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Primer domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

martes, 3 de noviembre de 2015

Así era San Martín de Porres


Ceremonia de presentación de la 
Reconstrucción facial de San Martín de Porres

MARTES, 03 de NOVIEMBRE de 2015
07:00 pm: “SOLEMNIDAD de San Martin de Porres” y DEVELACION DE SU ROSTRO.
Misa oficiada por el Monseñor Raúl Chau y el Prior Fray  Luis Enrique Ramírez Camacho OP
Celebrada por la Comunidad de Frailes Dominicos en la Basílica del Rosario de Lima- OP


Para reconstruir el rostro de San Martín de Porres se utilizó un soporte tecnológico de digitalización en 3D por fotogrametría, con software de código abierto.



Anteriormente, por medio de esta tecnología, se pudo conocer los rostros reales de Santa Rosa de Lima y San Juan Macías.


En esta fecha especial, un día como hoy 3 de Noviembre en 1639 partió hacia la casa del Señor, Martín de Porres, gracias al trabajo profesional del equipo de expertos Brasileños de Antropología Forense y Odontología Legal - EBRAFOL, Cicero Moraes - se presentó el rostro original de San Martín de Porres, realizada a partir del análisis y la digitalización en tercera dimensión de los restos del santo peruano. Este proceso se inició en agosto pasado cuando se exhumaron del Convento de Santo Domingo los restos óseos de los santos. Sometiéndolos a diversos exámenes, análisis odontológicos, antropológicos y forenses. Utilizaron dicha tecnología para lograr el gran propósito.




En esta importante labor intervinieron especialistas de la Universidad de San Martín de Porres, y de la Universidad Garcilaso de la Vega. Instituciones que colaboraron presentar ante el mundo los rostros de Santa Rosa de Lima y de San Juan Macías.


A la hora que se develó el rostro de nuestro santo moreno, una salva de aplausos, abrazos y lágrimas inundaron el recinto, muchos fieles emocionados lograron captar varias tomas fotográficas para el recuerdo. El acto fue cubierto por varios canales de Televisión, prensa escrita y radios nacionales como extranjeros. En especial  por la primera Emisora Católica del Perú Radio Santa Rosa.







Datos biográficos

La popularidad del sudamericano San Martín de Porres es inmensa y hasta se han filmado hermosas películas acerca de su vida y milagros. Es un santo muy simpático y milagroso.

Nació en Lima, Perú, hijo de un blanco español y de una negra africana. Por el color de su piel, su padre no lo quiso reconocer y en la partida de bautismo figura como "de padre desconocido". Su infancia no fue demasiado feliz, pues por ser mulato (mitad blanco y mitad negro, pero más negro que blanco) era despreciado en la sociedad.

Aprendió muy bien los oficios de peluquero y de enfermero, y aprovechaba sus dos profesiones para hacer muchos favores gratuitamente a los más pobres.

A los 15 años pidió ser admitido en la comunidad de Padres Dominicos. Como a los mulatos les tenían mucha desconfianza, fue admitido solamente como "donado", o sea un servicial de la comunidad. Así vivió 9 años, practicando los oficios más humildes y siendo el último de todos.

Al fin fue admitido como hermano religioso en la comunidad y le dieron el oficio de peluquero y de enfermero. Y entonces sí que empezó a hacer obras de caridad a manos llenas. Los frailes se quejaban de que Fray Martín quería hacer del convento un hospital, porque a todo enfermo que encontraba lo socorría y hasta llevaba a algunos más graves y pestilentes a recostarlos en su propia cama cuando no tenía más donde se los recibieran.

Con la ayuda de varios ricos de la ciudad fundó el Asilo de Santa Cruz para reunir a todos los vagos, huérfanos y limosneros y ayudarles a salir de su penosa situación.

Aunque él trataba de ocultarse, sin embargo su fama de santo crecía día por día. Lo consultaban hasta altas personalidades. Muchos enfermos lo primero que pedían cuando se sentían graves era: "Que venga el santo hermano Martín". Y él nunca negaba un favor a quien podía hacerlo. Pasaba la mitad de la noche rezando. A un crucifijo grande que había en su convento iba y le contaba sus penas y sus problemas, y ante el Santísimo Sacramento y arrodillado ante la imagen de la Virgen María pasaba largos tiempos rezando con fervor.

Sin moverse de Lima, fue visto sin embargo en China y en Japón animando a los misioneros que estaban desanimados. Sin que saliera del convento lo veían llegar junto a la cama de ciertos moribundos a consolarlos. A los ratones que invadían la sacristía los invitaba a irse a la huerta y lo seguían en fila muy obedientes. En una misma cacerola hacía comer al mismo tiempo a un gato, un perro y varios ratones. Llegaron los enemigos a su habitación a hacerle daño y él pidió a Dios que lo volviera invisible y los otros no lo vieron.

Cuando oraba con mucha devoción se levantaba por los aires y no veía ni escuchaba a la gente. A veces el mismo virrey que iba a consultarle (siendo Martín tan de pocos estudios) tenía que aguardar un buen rato en la puerta de su habitación, esperando a que terminara su éxtasis. En ocasiones salía del convento a atender a un enfermo grave, y volvía luego a entrar sin tener llave de la puerta y sin que nadie le abriera. Preguntado cómo lo hacía, respondía: "Yo tengo mis modos de entrar y salir".

El Arzobispo se enfermó gravemente y mandó llamar al hermano Martín para que le consiguiera la curación para sus graves dolores. Él le dijo: ¿Cómo se le ocurre a su excelencia invitar a un pobre mulato? Pero luego le colocó la mano sobre el sitio donde sufría los fuertes dolores, rezó con fe, y el arzobispo se mejoró en seguida.

Recogía limosnas en cantidades asombrosas y repartía todo lo que recogía. Miles de menesterosos llegaban a pedirle ayuda.

A los 60 años, después de haber pasado 45 años en la comunidad, mientras le rezaban el Credo y besando un crucifijo, murió el 3 de noviembre de 1639. Toda la ciudad acudió a su entierro y los milagros empezaron a obtenerse a montones por su intercesión.
EWTN



Torta especial para el acontecimiento


Ágape celebrado en los claustros del convento luego de la Musa y develacion del rostro de San Martín

Monjitas intercambiando correos y fotos


Misa oficiada por el Monseñor Raúl Chau y el padre Luis Enrique Ramírez OP




Hermoso patio del Convento de Santo domingo en Lima


“Es un momento histórico de conocer lo más real posible el rostro de quien fue San Martín de Porres. Estamos contentos de conocerlo, a la vez es un llamado a la santidad, de ver que fue como nosotros, tan humano, tan cercano; la santidad no está lejos, es real y solo depende de querer serlo. ¡Qué viva San Martín de Porres!”, señaló Fray Luis Enrique Ramírez OP.


Así era 
San Martín de Porres
ruega por nosotros.