Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

domingo, 9 de junio de 2013

Homilía del X Domingo del T.O.

Al ver el dolor sintió lástima

Lectura y Homilía del Décimo Domingo del T.O.

Domingo, junio 09, 2013
Lucas 7: 11 - 17


11 Y sucedió que a continuación se fue a una ciudad llamada Naím, e iban con él sus discípulos y una gran muchedumbre.
12 Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda, a la que acompañaba mucha gente de la ciudad.
13 Al verla el Señor, tuvo compasión de ella, y le dijo: «No llores.» 14 Y, acercándose, tocó el féretro. Los que lo llevaban se pararon, y él dijo: «Joven, a ti te digo: Levántate.»
15 El muerto se incorporó y se puso a hablar, y él se lo dio a su madre.
16 El temor se apoderó de todos, y glorificaban a Dios, diciendo: «Un gran profeta se ha levantado entre nosotros», y «Dios ha visitado a su pueblo».
17 Y lo que se decía de él, se propagó por toda Judea y por toda la región circunvecina.

Palabra de Dios

 

"Orar los evangelios"

Escrito por P. José Ramón Martínez Galdeano, S.J.

Aunque no sea lo más importante, al evangelio de San Lucas se le reconoce como característica la de estar literariamente muy bien escrito. Un escritor francés, Ernesto Renán, increyente y gran enemigo de Iglesia, dijo de él que "era el libro más bello que se haya escrito jamás". La narración de hoy viene a ser un ejemplo. Jesús se acerca a Naím, son muchos los que le acompañan, "mucho gentío". Y he aquí que se encuentran con otro grupo también grande. Es un entierro. En dos pinceladas destaca la impresión de dolor: se trata de un muchacho joven, de su madre viuda, que queda sola y tal vez desamparada. Es una mujer querida y respetada, pues son un gran gentío los que la acompañan. Jesús no se limita a ceder el paso al cortejo con respeto. Se fija en la mujer. Se conmueve. "Al verla, le dio lástima; le dijo: no llores". En los datos externos Lucas nos adentra en lo interior: el dolor de la madre; la sorpresa, admiración, alegría y sentido religioso de la gente; la bondad y la sintonía de Jesús con el dolor ajeno. Nadie le pidió que hiciera nada, ni parecía que debía hacerlo. No lo hace para demostrar su poder, ni su mesianismo, ni su divinidad. Lo hace simplemente por compasión, porque el dolor de aquella madre le ha impactado y no puede dejar de hacer "algo", es decir lo que pueda. Brevemente lo señala Lucas: no llores, se acerca al ataúd, se paran los portadores, y Jesús, sin que nadie le haya pedido nada, sin alardes ni gestos de teatro manda al cadáver que se levante y he aquí que el muerto se incorpora y empieza a hablar y quitarse los vendajes. ¿Algo más? Muy poco. Tal vez Jesús le agarre de la mano o ponga la suya a su espalda, como entregándolo a la madre como un don de Dios, su Padre. Mientras madre e hijo se abrazan entre lágrimas, mientras tantos amigos expresan alegría y, personas de fe, reconocen que es obra de Dios y Jesús es su enviado –"daban gloria a Dios diciendo: un gran profeta ha surgido entre nosotros, Dios ha visitado a su pueblo"–, Lucas no añade ningún detalle más. Así es Jesús; que cada uno lo contemple y saque sus conclusiones.
Con frecuencia los fieles, tocados por la gracia, se preguntan y preguntan: ¿Y cómo orar con los evangelios? Creo que en el evangelio de hoy tenemos una respuesta y que, en general, el evangelio de San Lucas es muy bueno para introducirse en la oración.
"De muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros padres por medio de los profetas; en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo". Así nos dice la Carta a los Hebreos (1,1). Por medio de Jesús, que es el único mediador (1Tm 2,5), el Padre nos ha manifestado y nos quiere seguir manifestando y otorgando todo lo que necesitamos para nuestra salvación.
Ha sido Dios el que ha tomado la iniciativa de nuestra salvación y lo ha hecho con su Palabra. "Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros". Esta Palabra está especialmente en la Escritura y sigue hablando a los hombres en la Iglesia. Es una Palabra viva. Dios mismo de modo maravilloso, pero real, la sigue pronunciando en lo íntimo de cada corazón a quien la lee con fe. Orar con la Biblia, con los evangelios especialmente, requiere leerlos como tal palabra viva y actual de Dios, de Jesús, para mí. Es muy importante tomar conciencia, cuando cogemos la Biblia, de que vamos a escuchar a Dios.
Importante es ponernos en una postura corporal que interiormente y desde el cuerpo nos alerte de que estamos en la presencia del Señor que nos va hablar.
Leamos el texto, entrando en él. Ocurrió, se escribió y ha llegado a nosotros para que nos ayudase a conocer, amar y seguir a Cristo. Procuremos meternos dentro, viendo y escuchando todos los detalles. ¿Qué me dice de Jesús? ¿Cómo es, cómo piensa, cómo siente? ¿Me dice algo sobre mi vida, mis modos de pensar, mis modos de sentir y obrar, mi forma de relacionarme con Dios y con los hombres? Dios me está hablando.
Tras escuchar a Dios, Él espera mi respuesta. Unas veces será reconocer mis defectos, pecados o falta de virtud, y pediré perdón y luz y gracia para corregirme. Otras veces será reconocer y agradecerle por su comprensión y su amor. Siempre deberá ser para que me cambie el corazón a su imagen.
Por fin esos momentos de intimidad con el Señor son oportunos para pedirle su ayuda y su gracia para con nosotros, para las personas que nos son queridas o nos han pedido que oremos, para la Iglesia, por las necesidades espirituales y temporales que nos preocupan. Podemos entonces invocar la ayuda de María, de nuestro Ángel Custodio y de santos de nuestra devoción.
Orar es fácil. No piensen que sea necesario sentir muy fuertes el amor de Dios, o su presencia. En nuestras relaciones humanas hay momentos cumbres en que se expresan sentimientos muy hondos que entonces afloran; pero no es lo más normal. Tampoco para orar, que es hablar con Dios, son necesarios sentimientos intensos. Es bueno tenerlos y es verdad que la fe en la presencia de Dios y de su amor nos los susciten con cierta frecuencia, pero también sin ellos la oración es una comunicación con Dios, que sabemos que Él escucha. De esta manera procedemos frecuentemente en la vida y nadie piensa que estamos mintiendo. Quien da gracias a Dios porque le ha escuchado o le ha sorprendido con algo bueno para él o una persona querida, quien le pide perdón por alguna falta, quien ruega por sus hijos u otras personas, sabe que Dios le escucha y que le ama y eso es bueno, sienta algo especial o no lo sienta. Pidamos a María que nos enseñe como a niños hijos suyos.
 
AÑO DE LA FE
 
JMJ RIO 2013