Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Primer domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

domingo, 14 de abril de 2013

+ Fallecio el politico peruano Armando Villanueva del Campo

Lima, 14 Abril 2013
 


Armando Villanueva del Campo, falleció la noche del Tercer Domingo de Pascua, a los 97 años de edad en la clínica San Felipe por complicaciones en su avanzado estado de salud.
El líder histórico del Apra murió a las 9:38 p.m., tras recibir la visita de los principales líderes apristas, entre ellos el ex presidenten Alan Garcia.
"Ha muerto Armando Villanueva, nuestro hermano. Viva Armando Villanueva. Viva el Apra. Viva el Perú", dijo el ex mandatario en su cuenta de Twiter.

Este martes, el líder aprista y compañero de Víctor Raúl Haya de la Torre recibirá un homenaje póstumo en el Congreso de la República y la Casa del Pueblo. El miércoles será enterrado en el cementerio El Ángel, en Cercado de Lima.

Fuente ElComercio.pe


 
Nació en Lima el 25 de noviembre de 1915. Hijo del
doctor Pedro Villanueva Urquijo y Carmen Rosa Del
Campo Portal. Su padre fue un reconocido médico y
político anticivilista, que fue Diputado por San Martín
(1924-1929), quien, por su cercanía con el Presidente
Augusto B. Leguía
del cual era amigo y médico
personal
, estuvo preso y desterrado durante la
dictadura de Sánchez Cerro.
Villanueva realizó sus estudios primarios en el Colegio
Los Sagrados Corazones de La Recoleta y los
secundarios en el Colegio San Luis de los Hermanos
Maristas (Barranco), de donde egreso en 1932. El 7 de

marzo de 1953 contrajo matrimonio con la señora Lucía Ortega García, con quien
tuvo una hija: Lucía del Pilar.
En 1931, aún escolar, se inscribió en el Partido Aprista Peruano, en la base del
distrito de Miraflores. Al año siguiente acompañó al recordado líder aprista Luis
Felipe De Las Casas Grieve en la fundación del Centro de Estudios

Revolucionarios Adelante, que funcionaba en el domicilio de éste último. Poco

después, fue uno de los fundadores de la Federación Aprista Juvenil (FAJ),

denominada luego Juventud Aprista Peruana (JAP), de la cual fue su primer

Secretario General (7/ene/1934).

Su primera detención, justamente en el día de su cumpleaños, se produjo cuando

participó, junto con numerosos jóvenes de su partido, en el fallido intento de

capturar el Cuartel Militar de Barbones para apoderarse del armamento e iniciar

una revolución armada (25/nov/1934). En aquella oportunidad los detenidos fueron

llevados a la isla penal de El Frontón. Al ser liberado (8/ab/1935) retornó a la lucha

política clandestina, organizó el primer Congreso de la FAJ y se dedicó a múltiples

actividades partidarias hasta que nuevamente terminó apresado.

Paralelamente, ingresó a la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor

de San Marcos (1935).
Al respecto afirma Villanueva: "No quise ingresar, como te

he dicho, a la Universidad Católica porque para nosotros era la expresión del

conservadurismo, la universidad en la que veíamos prepararse las fuerzas del

antiaprismo con algunas influencias fascistas
1". Cabe agregar que en realidad no

dedicó la mayor parte de su actividad a la vida académica sino a la lucha política:

"En 1935 es de franca lucha insurreccional. Se actuó en distintos campos, se

intentó tomar cuarteles, se produjeron capturas de puestos y de armamentos.


 
En realidad, la experiencia guerrillera contemporánea tiene en esos años un

antecedente. Luego, en 1936, hubo la posibilidad de una recuperación

democrática. Benavides convoca a elecciones, Haya de la Torre está perseguido,

pero desde la persecucion se lanza su candidatura" ... Pero se anuló la
 
candidatura de Haya, se declaró al aprismo fuera de la ley y allí surgió la

candidatura de Eguiguren".


Armando fue apresado nuevamente en diciembre de 1938, manteniéndose en tal

condición hasta febrero de 1940. En mayo de ese mismo año, tras ser nombrado

Secretario Nacional de Propaganda del Partido Aprista, fue nuevamente detenido

y deportado a Chile. Estando en este país se curó del asma que lo aquejaba, por

lo cual suele referir, irónicamente, que el Presidente Manuel Prado lo había curado

de tal enfermedad. En enero de 1941 retornó clandestinamente al país, asumiendo

labores de organización y propaganda en Lima. En julio de 1942 fue nuevamente

detenido y, por sentencia de un tribunal militar, deportado a Chile. A fines de 1944

regresó clandestinamente al Perú junto con Carlos García Ronceros. Durante

algunos meses ambos radicaron
en Arequipa, apoyando la conformación del

Frente Democrático Nacional, cuya organización había sido encargada por Víctor

Raúl Haya de la Torre a Ramiro Prialé. Allí García conoció a Nita Pérez Rojas,

joven estudiante y destacada militante aprista, con quien contrajo nupcias.

Villanueva apadrinó el matrimonio. Fruto de esa unión nacería Alan García Pérez

(1949),

futuro Presidente de la República (1985-1990 y 2006-2011).

Después de la proscripción del Partido Aprista, a raíz del fracaso del intento

revolucionario del 3 de octubre de 1948, dirigido contra el gobierno del Presidente

José Luis Bustamante y Rivero
quien había auspiciado el ausentismo

parlamentario para dejar sin quórum al Poder Legislativo, controlado por la

mayoría aprista, y convocado a un inconstitucional Congreso Constituyente
, se

produjo el golpe de Estado encabezado por el general Manuel Odría (27/oct/1948).

Villanueva sufrió una nueva prisión (12/nov/1948-28/dic/1951). Luego fue

deportado a México. Por entonces ocupó el cargo de Secretario General del

Comité Coordinador de los Desterrados Apristas. Volvió a retornar

clandestinamente al Perú para impulsar la organización partidaria (1955).

Villanueva ha ejercido el periodismo en diversos medios. Por lo que se refiere a

nuestro país, en la
Revista APRA (1934), en el diario La Tribuna (del cual fue

director), en la revista Presente (codirector). En Argentina fue director de Síntesis

Económica Americana
(1953-1954); en Chile, laboró en la editorial Ercilla (1940-

1945 y 1953-1954), en Los Tiempos y en Última Hora (1954-1955); y fue director

de Panorama Político (1955). Además, fue profesor del Instituto de Educación

Política y Social de Costa Rica (1960-1967) y profesor y conferencista en diversas

universidades del Perú y del extranjero. Villanueva obtuvo el título de periodista en

la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (1965).

En 1963 fue electo Diputado por Lima. Los miembros de su Cámara lo eligieron

Presidente de la misma (1967). Durante su gestión y por su iniciativa se

estableció, el 26 de julio de 1968, el Museo del Congreso y de la Inquisición. Su

mandato legislativo fue interrumpido por la disolución del Congreso, al producirse

el golpe de Estado, encabezado por el general Juan Velasco Alvarado, el 3 de

octubre de 1968. Villanueva estuvo entre los dirigentes de su partido que

encabezaron las protestas. Después de los sucesos del 5 de febrero de 1975 fue

nuevamente deportado.

Luego del fallecimiento de Víctor Raúl Haya de la Torre, en un intenso proceso

electoral interno, en el que Villanueva se enfrentó al carismático líder aprista

Andrés Townsend Escurra, resultó electo candidato presidencial del PAP. Sin

embargo, en las elecciones generales fue vencido por el arquitecto Fernando

Belaunde Terry, quien resultó elegido Presidente Constitucional de la República

(1980-1985). Durante el conflicto con el Ecuador, Villanueva fue designado

Embajador, representante personal del Presidente de la República, en misión

especial a Venezuela, Panamá, Costa Rica, México y República Dominicana

(1981).

En cuatro oportunidades desempeñó la Secretaría General del Partido Aprista

Peruano, la última en 1993; además integró la Comisión Política del APRA. En

1980 fue elegido Presidente de la sección peruana de la Asociación

Latinoamericana de los Derechos Humanos (ALDHU), a la cual renunció el 3 de

abril de 1995.

En 1985 Armando Villanueva fue electo Senador. En julio de 1986 fue elegido por

los miembros de su Cámara como Presidente del Senado. Al año siguiente

presidió la Comisión de Relaciones Exteriores de dicha Cámara. También presidió

la Comisión Organizadora del XVII Congreso de la Internacional Socialista (1987).

Durante el primer gobierno del doctor Alan García fue Presidente del Consejo de

Ministros y Ministro de la Presidencia (13/may/1988-1/mar/1989) y Presidente del

Consejo de Ministros y Ministro del Interior (2/mar-12/may/1989).

En 1990 fue reelecto Senador. En este nuevo mandato legislativo presidió la

Comisión Especial de Integración Continental de su Cámara (1990-1992).

Además, fue Presidente de la Comisión Investigadora del Tráfico Ilícito de los

Valores Arqueológicos del Perú (1991).

Durante el gobierno del Presidente Alberto Fujimori, Villanueva presidió, como

Embajador Extraordinario, la delegación de Parlamentarios ante los países

garantes del Protocolo de Paz, Amistad y Límites de Río de Janeiro (1991). En

2004, durante el gobierno del Presidente Alejandro Toledo, fue elegido Presidente

del Foro Ayacucho, creado con motivo de constituirse en Lima la Comunidad

Sudamericana de Naciones. Además, es representante del Perú ante el Grupo de

Situaciones de la Comisión de Derechos Humanos (Ginebra) y dirigente de la

Comisión Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPPAL).

Armando Villanueva, junto con Guillermo Thorndike, escribió la obra
La gran

persecución
(Lima, 2004); y con el historiador Pablo Macera, Arrogante

Montonero. Conversaciones.
(Lima, 2011). Además, editó el libro de su padre,

Pedro Villanueva Urquijo, Los Peruanoides, (Lima, 2006).

A lo largo de su prolongada existencia Villanueva ha recibido numerosas

condecoraciones y reconocimientos, entre ellos: la Orden del Sol del Perú en el

grado de Gran Cruz; la Medalla de Honor del Congreso de la República; la Orden

al Mérito, en el grado de Gran Cruz, otorgada por la Fuerza Aérea del Perú; la

Orden al Mérito, en el grado de Gran Cruz, otorgada por la Marina de Guerra del

Perú;
la Orden Bernardo O’Higgins, en el grado de Gran Cruz, otorgada por el

Gobierno de Chile; El Cóndor de los Andes, en el grado de Gran Oficial, otorgado

por el Gobierno de Bolivia; la Orden del Libertador, en el grado de Gran Cordón,

otorgada por el Gobierno de Venezuela; la Orden Nacional al Mérito, en el grado

de Gran Cruz, otorgada por el Gobierno de Ecuador; la Condecoración del Señor

de Sipán, otorgada por el Presidente de la Región Lambayeque; la Gran Orden

Chan Chan, en el grado de Gran Oficial, otorgada por el Presidente de la Región

La Libertad; la Medalla de Honor otorgada por el Colegio de Periodistas del Perú;

la Medalla de Honor otorgada por la Federación de Periodistas del Perú; la

Distinción a los valores democráticos Fernando Belaúnde Terry otorgada por la

Universidad San Ignacio de Loyola (2009); y la Medalla de Lima otorgada por la

Municipalidad de Lima (2011).

El jueves 27 de julio de 1967, luego de prestar juramento, el Diputado Armando

Villanueva del Campo asumió la Presidencia de su Cámara y pronunció las

siguientes palabras:

 
 
DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS,

ARMANDO VILLANUEVA DEL CAMPO


Señores Diputados:

Haber sido elegido Presidente de esta Cámara constituye para mí un honor

trascendente.

 
Agradezco a todos los señores Representantes su participación en este acto

electoral, en cumplimiento de las disposiciones que señala la Constitución de la

República, y expreso mi homenaje a quienes han sido mis contendientes, cuyas

ilustres figuras enaltecen este acto.

Forjado desde mi adolescencia en la lucha política en el Partido al cual

pertenezco, fui siempre un beligerante, y desde mi escaño he competido con

muchos señores Representantes y con sus grupos políticos, más, determinado por

ustedes que me corresponda esta alta jerarquía, declino desde este instante, y en

tanto ejercite la función presidencial, cualquier actitud singular, porque me

corresponde ser Presidente de todos los Diputados, para cumplir con las normas

que rigen este Parlamento.

No ha de ser singular mi actitud. Recogeré el ejemplo de mis inmediatos

predecesores: del doctor Fernando León de Vivero, del ingeniero Víctor Freundt

Rosell, del doctor Enrique Rivero Vélez y del ingeniero Antonio Monsalve Morante,

que han presidido esta Cámara, ejemplo que para mí es una orientación, como lo

será para la Directiva que ustedes elijan la actitud de quienes, en sus respectivas

legislaturas, nos acompañaron en las Mesas Directivas de esta Cámara.

Creo que este deber que se me impone y que acato, debe estar a la altura del

cumplimiento de las responsabilidades nacionales. Y si, como dijo el primer

Presidente de nuestro primer Congreso Constituyente, la soberanía de la nación

reside en el Congreso y en la Representación que justamente lo ejerce, merecen

estas palabras de Luna Pizarro que yo sea consecuente con ellos, quienes dieron

ejemplo desde este Parlamento.

Señores Diputados:

La situación económica social de la República, el reto agresivo de nuestra

realidad, las tensiones políticas recientes, todo ello nos obliga a que en esta

Legislatura tengamos que realizar grandes esfuerzos para cumplir con los fines

imperativos de afirmar la democracia y de lograr, en lo que nos toque, el desarrollo

del país. Sólo así podremos cumplir con el deber que nos asiste y, sobre todo, el

de conducir al Perú a su destino de país piloto del continente, como recientemente

lo ha dicho un humilde ciudadano, Víctor Raúl Haya de la Torre.

Este Parlamento, esta Cámara seguirá con sus puertas abiertas, no sólo para

escuchar y cumplir con la voluntad de los mandatarios que integran la Cámara de

Diputados, sino para escuchar también la voz de nuestros mandantes.

Nosotros debemos continuar manteniendo esta Cámara y el Parlamento de la

República, como la casa común de los hombres y de las mujeres del pueblo, de

los trabajadores, obreros, campesinos y empleados, de quienes forjan nuestra

industria y de quienes constituyen las fuerzas de la producción. Las puertas de

este Parlamento seguirán abiertas para escuchar directamente sus palabras y

para que ellas, a través de la Representación Nacional, puedan reflejar más

directamente aún la voluntad popular.

Demando con fraterna humildad, a todos los señores Representantes, para que

colaboren en las tareas que debemos cumplir en la Legislatura que se inicia. Pido

la colaboración de todos y confío en que, con la colaboración de quienes me

acompañen en la Mesa Directiva, podremos mantener la tradición del Parlamento

y la majestad que le incumbe.

Como plegaria cívica invoco para que con sus espíritus nos orienten e iluminen las

figuras patricias del pensamiento democrático y revolucionario de nuestra historia.

Al mencionado Luna Pizarro, primer Presidente del Poder Legislativo; Sánchez

Carrión, y al Vidaurre germinal, cuya concepción anfictiónica respondió al

pensamiento del Libertador Bolívar, a este pensamiento que tanta vigencia tiene

hoy en nuestra América; a Vigil, en su actitud fiscalizadora del Poder Ejecutivo

cual corresponde al Parlamento en su valiente posición constitucionalista; a Felipe

Pardo y Aliaga, en su aristocrática defensa de la inteligencia y en su condenación

a la demagogia; a Lazo, a Mariátegui, a Gálvez, los héroes decimonónicos del

pensamiento civil, enfrentándose al autoritarismo; a Melgar, a Pacheco, a

Corpancho, con su primicial gesto antiimperialista y sus misiones cumplidas en

defensa de los valores y la soberanía de los pueblos de América Latina; a

González Prada y a su protesta, que fue norte de mi vida y de la vida de un

pueblo. Nunca más que hoy será imperativo que este Parlamento dé ejemplo de lo

que es el equilibrio de los Poderes del Estado. Desde aquí saludo a quienes los

representan seguros del mutuo respeto que debe inspirar la norma de conducir a

la República. Y, si la Historia de la República del Perú, como ha escrito el

historiador Basadre, comienza con la instalación del primer Congreso

Constituyente, evoquemos el espíritu de los Padres de la Patria para ser dignos

del pueblo, ser dignos del ejemplo y que el pueblo sea digno de nosotros.

Muchas gracias señores Representantes.


* Fuente Congreso de la Republica del Peru

Local del partido aprista del Peru en la Av Alfonso Ugarte - Lima


PASCUA DE RESURRECCION
2013