Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Primer domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

miércoles, 12 de agosto de 2015

15.08 La Asunción de María en cuerpo y alma a los cielos


15.08 La Asunción de María 
en cuerpo y alma a los cielos

Tratado de Marianologia
P. Ignacio Garro, S.J.


HISTORIA

Casi un siglo después de la definición del dogma de la Inmaculada Concepción de María, su Santidad Pío XII, el 1 de noviembre de 1950, definía el dogma de la Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma a los cielos. Así dice la Constitución Apostólica "Munificentessimus Deus" en su forma dogmática: "Proclamamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrestre, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial", Denz 2333. El dogma de la Asunción de la Virgen María, en cuerpo y alma, a los cielos, significa la glorificación corporal anticipada de la Santísima Virgen, es decir, que María, después de su vida terrestre, se encuentra en el cielo en aquel estado en el que se hallarán los justos después de la resurrección final.

A diferencia de los doctrina del dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, este dogma de la Asunción a los cielos se encuentra de manera más explícita en la tradición antigua de la Iglesia.

Hay que advertir que no hay que buscar en la Sagrada Escritura ningún dato explícito acerca de este dogma. Pero tal vez en el Siglo IV encontramos testimonios explícitos en el apócrifo de Melitón al que Gregorio de Tours dio una gran difusión en Occidente. Pero ya mucho antes, es decir, a partir del Siglo II encontramos en la Padres de la Iglesia el tema de la asociación de María como nueva-Eva, con Cristo nuevo-Adán, en la lucha con el diablo. Lucha que termina con la victoria total sobre el demonio de Cristo en la cruz. Victoria que es ante todo sobre el pecado y la muerte, Rom 5 y 6; 1 Cor 15, 21-26; 54-57.

Muerte y pecado que en Cristo fueron vencidos totalmente con su admirable resurrección y de la que participamos los creyentes desde el día del Bautismo muriendo con Cristo al pecado y participando de su resurrección renaciendo a una nueva vida, la vida de los hijos de Dios en la caridad fraterna, 1 Cor 15, 54. Ahora bien, María asociada a la obra de Cristo, que venció al pecado por los méritos de su Hijo Jesucristo, no quedaría totalmente asociada a su victoria completa sin la glorificación corporal. Esto es lo que ha intuido el pueblo cristiano en la Liturgia más antigua  con la fiesta de la "dormición", celebrada en Jerusalén desde el Siglo VI y que en el siglo VII se establece en Roma con la fiesta de la "Asunción de la Virgen María a los cielos".

Por eso, cuando Pío XII consultó a los Obispos de la Iglesia Católica si se podría definir la Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma a los cielos como dogma de fe, la unanimidad del Pueblo de Dios se manifestó (ciñéndose sólo a los Obispos), en que de las 1.181 respuestas, sólo 6 "dudaban" de si esa verdad estaba o no revelada. Hubo otras 22 respuestas negativas, pero no por una cuestión de fondo, sino porque no estimaban oportuno una nueva definición. Las 1.169 respuestas restantes fueron plenamente afirmativas

El objeto primario de la definición es la glorificación corporal de María - y no sólo glorificación de su alma - una vez "cumplido el curso de la vida terrestre"; esta fórmula puede resultar un poco rebuscada, pero fue necesario utilizarla una vez que se determinó no definir explícitamente si la Virgen María había muerto realmente, es decir, cuando se separa el alma del cuerpo (y en ese caso, la Asunción habría que interpretarla como una resurrección glorificada anticipada), o si había sido tomada y glorificada por Dios en toda su realidad existencial humana sin pasar por la muerte, de modo parecido a lo que sucederá con los justos a los que la "parusía" (o segunda venida gloriosa del Señor) encuentre vivos al final de la historia, basándonos en 1 Cor, 51 que dice: "No todos moriremos, pero todos seremos transformados".

Por lo demás, el hecho que Pío XII no definiera dogmáticamente que María murió previamente a su Asunción a los cielos, no quiere decir que este punto de la muerte, o no muerte de la Virgen María, sea teológicamente libre. Creemos sinceramente que el verdadero estado de la cuestión es este: Pío XII no quiso intencionadamente pronunciarse, al menos en la fórmula dogmática, sobre:

La muerte o no muerte de María, o sea sobre si fue asunta al cielo después de morir y resucitar
Si fue trasladada en cuerpo y alma al cielo sin pasar por el trance de la muerte como todos los demás mortales (e incluso el mismo Cristo).

Ahora bien, ¿Cuál de las dos posiciones es la correcta?
Los argumentos que se aducen en uno y otro lado no son tan decisivos como para llevar a una certeza absoluta cualquiera de las dos opiniones teológicas. Sin embargo, la opinión que sostiene con firmeza la Asunción gloriosa de María después de su muerte y resurrección, no solamente reúne los sufragios de la inmensa mayoría de los teólogos especialistas en mariología, sino que nos parece objetivamente mucho más probable que la opinión teológica que defiende la Asunción de María a los cielos sin la muerte previa de la Virgen. Por eso la opinión, o doctrina, más probable y común dice: "La Virgen María murió realmente para resucitar gloriosa, en cuerpo y alma, poco tiempo después de su muerte".

5.1. FUNDAMENTOS EN LA TRADICIÓN CRISTIANA
5.2. LA SAGRADA LITURGIA
5.3. MAGISTERIO DE LA IGLESIA
5.4. RAZÓN TEOLÓGICA

Poco tiempo después, el cuerpo de María resucitó. La resurrección realizó la unión del alma a informar el cuerpo, del que se había separado por la muerte. Pero como el alma de María, al informar el cuerpo virginal, no venía en el mismo estado que salió, sino glorificada y llena de gloria, comunicó al cuerpo su propia glorificación, poniéndole en estado de glorificación inigualable. Y eso es todo. Teológicamente hablando, la Asunción de María consiste en la resurrección gloriosa de su cuerpo, en virtud de cuya resurrección comenzó a estar en cuerpo y alma glorificados en el cielo.

Por el P. Ignacio Garro, S.J.
SEMINARIO ARQUIDIOCESANO DE AREQUIPA

Leer mas: 


Día de precepto -  15 de agosto 
Un sábado muy especial.

DÍAS DE PRECEPTO:

Los días de precepto son solemnidades de la Iglesia en que hay obligación de participar en la Santa Misa.

Además de los domingos, la Iglesia observa solemnemente los siguientes días: Navidad, Epifanía, Asención, Corpus Christi, Madre de Dios, Inmaculada Concepción, Asunción, San José, San Pedro y San Pablo, Todos los Santos. 
La Conferencia Episcopal de cada país debe escoger los que se celebran como precepto y puede transferir algunas de estas solemnidades al domingo mas cercano.


http://www.corazones.org/biblia_y_liturgia/liturgia/precepto.htm

2015 : Año de la Vida Consagrada