Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Primer domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

jueves, 16 de octubre de 2014

22.10 Dia de San Juan Pablo II, Papa





RELIQUIA de  San JUAN PABLO II en PERU

Una gota de sangre del papa polaco, ahora santo, fue enviada  desde Roma a Lima, justamente en nuestra casa OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS.

A la derecha, el relicario de oro con el diminuto paño con sangre (se aprecia como un entretejido) de San Juan Pablo II.

La sangre de Juan Pablo II, el papa polaco, el papa viajero, el que fue declarado santo por el papa Francisco, el primer y único papa que visitó el Perú, y ya está en el Perú para quedarse para siempre.

Se trata de una gota de su sangre, mojada en un pequeño paño, encapsulada en un relicario de oro y certificada por la Iglesia Católica como una “reliquia de primer grado”.

Las reliquias de primer grado son algo poco común porque portan en su interior una parte del cuerpo del santo ya desaparecido: sangre, cabello o un trozo de hueso, y por lo tanto, claro está, no se distribuyen en serie por todo el mundo. Sin embargo, las de San Juan Pablo II son más numerosas que las de santos de otras épocas porque su sangre se recolectó y guardó en vida a los efectos de la posible urgencia de una transfusión.

Esa sangre, que estuvo celosamente guardada, es la que ahora el Vaticano distribuye por el mundo. Es así que hay sangre de Juan Pablo II en Italia, donde se robaron un relicario en enero pasado; en España, en México, en la Argentina y ahora en el Perú.

La novedad la dio a conocer el Padre Victor Livori, director de las OMP: "SOMOS UN PAIS BENDECIDO".




OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS

JR. MARISCAL MILER 1524 - LINCE / 471-5146     


MISAS



Con eucaristías se celebra el día de san Juan Pablo II
Juan Pablo II inició su pontificado el 22 de octubre de 1978. Esa fecha fue escogida para celebrar su memoria litúrgica y hoy la Iglesia católica lo recordará en las ceremonias religiosas. 

San Juan Pablo II fue canonizado el pasado 27 de abril por el papa Francisco y como fecha para su fiesta se señaló al 22 de octubre, en recuerdo del inicio de su pontificado en 1978.
Hoy, por tanto, es el primer santoral del fallecido pontífice polaco y en varias iglesias en el mundo cristiano se celebrarán oficios eucarísticos en su memoria.

En Roma:
La Iglesia celebra hoy, por primera vez, la memoria litúrgica san Juan Pablo II, el papa peregrino que viajó por el mundo y que resaltó que "el matrimonio y la familia cristiana edifican la Iglesia. Por esta razón, el papa Francisco pidió, esta mañana durante la audiencia general que “su herencia espiritual no sea olvidada, sino que nos empuje a la reflexión y al concreto actuar por el bien de la Iglesia, de la familia y de la sociedad”. 

Al saludar a los peregrinos polacos, el Pontífice recordó que el papa Wojtyla invitó a todos "a abrir las puertas a Cristo". Del mismo modo precisó que san Juan Pablo II, "en su primera visita a su patria, invocó al Espíritu Santo para que descendiera a renovar la tierra de Polonia y a todo el mundo recordó el misterio de la Divina misericordia". 

En Buenos Aires:
Hoy miércoles 22 de octubre, a las 17 horas, se celebrará una misa en honor a san Juan Pablo II en la basílica del Santísimo Sacramento, San Martín 1035, Buenos Aires. 
Promueven e invitan a participar de esta celebración eucarística -tanto a laicos como sacerdotes- los grupos de oración “Hijos Espirituales de Juan Pablo II”, que se reúnen en dicha basílica los primeros jueves de mes a las 18 para el rezo del santo rosario, adoración eucarística y misa, con el acompañamiento espiritual del padre Renivaldo Bruno SSS, quien presidirá esta celebración. 
Breve semblanza:
Karol Jósef Wojtyla, más conocido como San Juan Pablo II, nació en Wadowice (Polonia) en 1920. El día que recibió la primera comunión le fue impuesto el escapulario y desde entonces lo llevó consigo como muestra de amor a la Virgen. 

Tuvo una juventud muy dura por el ambiente de odio y destrucción de la Segunda Guerra Mundial con la invasión nazi, pero su fe lo llevó a ingresar al seminario de manera clandestina. Es ordenado sacerdote en 1946 y Obispo polaco en 1958, en el que escoge su lema oficial “Totus Tuus” (todo tuyo), en honor a María Santísima. 

En el Concilio Vaticano II fue importante su colaboración en las constituciones dogmáticas “Gaudium et Spes” y “Lumen Gentium”. Luego sería nombrado Arzobispo Metropolitano de Cracovia y posteriormente fue creado Cardenal por el ahora Beato Papa Pablo VI. 

Entre los servicios que promovía estaban la rama pastoral para los sordomudos y ciegos, el Instituto de familia y el programa “S.O.S. Cardenal Wojtyla” para ayudar a mamás solteras que deseaban abortar. 

A la muerte de Juan Pablo I, en 1978, es elegido Sumo Pontífice y toma el nombre de Juan Pablo II. Permaneció como sucesor de San Pedro por más de 26 años, realizando 104 viajes apostólicos fuera de Italia y 146 en ese país. 

Impulsó las Jornadas Mundiales de la Juventud en las que se reunió con millones de jóvenes de todo el mundo e inauguró los Encuentros Mundiales de las Familias. 

Partió a la Casa del Padre en el 2005. Fue beatificado por el Papa Benedicto XVI, y canonizado recientemente, en abril de este año, por el Papa Francisco, quien en la ceremonia de canonización dijo: “San Juan Pablo II fue el Papa de la familia. Él mismo, una vez, dijo que así le habría gustado ser recordado, como el Papa de la familia”.+

La canonización
DOS SANACIONES.

El 28 de junio del 2005 se realizó la apertura de la causa de beatificación de Juan Pablo II, canonizado en abril pasado. El Vaticano le reconoce dos milagros. El primero, el caso de la monja francesa Marie Simon-Pierre, quien, según contó, el 3 de enero de ese año sanó del mal de Parkinson luego de haberle rezado. Su curación ocurrió dos meses después de la muerte del santo (2 de abril del 2005), a los 84 años.
El segundo milagro fue la curación de Floribeth Mora, una costarricense que padecía un aneurisma cerebral. Sucedió el 1 de mayo del 2011, el mismo día en que fue beatificado. El coágulo se disolvió sin tratamiento alguno, dijeron los médicos.
http://www.eluniverso.com/     
http://www.aica.org/





¡No olvidemos la herencia espiritual de San Juan Pablo II!

22 octubre (RV).- (con audio)  RealAudio En su audiencia general, en el día de la memoria litúrgica de Juan Pablo II, el Papa Francisco exhortó a impulsar la herencia espiritual de este santo pontífice: su invitación a abrir las puertas a Cristo, su invocación al Espíritu Santo y la Divina Misericordia para el mundo entero. El Papa Bergoglio expresó su emocionado recuerdo dedicado a su Predecesor en sus saludos a los peregrinos de Polonia:

«Saludo cordialmente a los peregrinos polacos presentes en esta audiencia. Hoy celebramos la memoria litúrgica de San Juan Pablo II, que invitó a todos a abrir las puertas a Cristo. En su primera visita a su patria invocó al Espíritu Santo para que descendiera a renovar la tierra de Polonia. Recordó a todo el mundo el misterio de la Divina Misericordia. ¡Que no se olvide su herencia espiritual, sino que nos impulse a la reflexión y a la acción concreta por el bien de la Iglesia, de la familia y de la sociedad! ¡Alabado sea Jesucristo!»

Miles de fieles de tantas partes del mundo acudieron una vez más a la Plaza de San Pedro, engalanada aún con la imagen del Beato Pablo VI, para participar en la primera audiencia general después de la beatificación del Papa Montini.

Renovando, en sus saludos, su exhortación a invocar al Espíritu Santo, para que su gracia y abundancia de sus dones nos ayuden a vivir verdaderamente como Cuerpo de Cristo, signo visible de su amor, el Papa Francisco se dirigió en especial a la comunidad diocesana italiana de Tempio-Ampurias y expresó su profunda cercanía a los empleados de la compañía aérea Meridiana, «que están viviendo horas de preocupación por su futuro laboral». Con el ardiente anhelo de que «se pueda encontrar una solución justa, que tenga en cuenta ante todo la dignidad de la persona humana y las imprescindibles necesidades de tantas familias. Por favor, dirijo un llamamiento: ¡ninguna familia sin trabajo!».

En sus tradicionales saludos a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados, el Obispo de Roma recordó que el mes de octubre nos invita a renovar nuestra activa cooperación en la misión de la Iglesia. Y alentó a la oración para ser misioneros del Evangelio, ofreciendo ayuda concreta a cuantos se esmeran en llevarlo a los que aún no lo conocen.


(CdM – RV)