Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Primer domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

sábado, 5 de diciembre de 2015

Homilía II Domingo de Adviento - 2015 - C




Homilía
SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO 2015

«Preparar la venida del Señor» 
  (Lc 3,1-6)

El evangelio de hoy nos presenta otra de las figuras del Adviento: la de Juan Bautista, el precursor de Jesús. Es la persona bien dispuesta a acoger al Señor que viene; por eso es una síntesis viviente del Antiguo Testamento y manifiesta lo más característico del Israel fiel: la expectativa por el futuro de Dios que llama a los hombres a volverse a él.
Dice Lucas que “la palabra de Dios vino sobre Juan, el hijo de Zacarías en el desierto”. Por lo que sabemos de él, Juan no siguió el camino del sacerdote Zacarías, su padre, sino que, movido por Dios, escogió el desierto para preparar el camino del Señor.
El desierto tiene en la Biblia un gran significado. Israel se formó en el éxodo por el desierto. Allí tuvo sus mayores experiencias de la cercanía providente de Dios y aprendió a superar dificultades, a sostener sus expectativas con esperanza, a compartir solidariamente el escaso alimento, a andar con la mirada puesta en el futuro de Dios.
A partir de entonces, ir al desierto significa recordar que no tenemos aquí morada permanente, que siempre estamos en éxodo: forzados a salir constantemente de cuanto nos esclaviza, para dirigirnos a la libertad que la ley del Señor nos asegura. Por eso, la liturgia cristiana del adviento hará del símbolo del desierto la expresión del deseo de abandonar lo que es vano o engañoso para hallar lo que es de veras esencial en la vida, la verdad del propio ser y la verdad de Dios.
Lucas hace ver que la predicación de Juan Bautista en el desierto estaba inspirada en las enseñanzas de Isaías, el gran profeta del siglo VI a. C., que transmitió esperanza a su pueblo en una de sus peores épocas, la del destierro en Babilonia. Para este profeta, como para Juan, la salvación está llegando y alcanza al mundo entero, pero hay que prepararse para recibirla como quien construye un camino en el desierto, lo cual exige nivelar senderos, rellenar barrancos, rebajar montañas o colinas, enderezar y rectificar lo que está torcido o desnivelado.
Hoy siguen resonando esos verbos moviéndonos a reconocer que puede haber otros caminos, otros modos de vivir que el Señor quiere que vivamos. Y eso significa nivelar, rellenar, rebajar, enderezar y rectificar lo que sea necesario para que nuestro deseo de preparar la venida del Señor vaya acompañada de frutos reales de conversión.
No es fácil saber a qué o de qué debemos convertirnos y cambiar. Estamos tan a gusto donde estamos, que no percibimos que pueda haber otros caminos, otros modos de vivir que el Señor quiere que adoptemos. Tenemos miedo a salir de donde estamos y preguntarle al Señor: ¿Qué quieres que haga?
Él me dirá que convertirme puede significar cambiar la vida que estoy llevando para ser más auténtico y consecuente con los valores que profeso. Puede significar también cambiar de mentalidad, para dejar actitudes vanas y mundanas y asumir otras nuevas de caridad y justicia. Puede significar, en fin, cambiar mis sentimientos egocéntricos por sentimientos altruistas, y cultivar una mayor sensibilidad por el otro, en especial por el pobre y el que está en necesidad.
Juan anunció la aparición bienhechora del Mesías de Dios. Lo que aconteció en el país de los judíos, ahora alcanza a la vida de cada uno de nosotros. Nuestra actitud no puede ser otra que la conversión. El Señor viene con la salvación. La eucaristía es la prueba más inequívoca de ello. Miremos, como nos pide el evangelio, qué hay en mi vida que deba levantar o abajar, enderezar o rectificar para vivir con mayor coherencia mi cristianismo.

 P. Carlos Cardó, SJ 
Parroquia Nuestra Señora de Fátima - Miraflores 
Domingo 06 de DICIEMBRE de 2015