Refrescando el Verano del Peru

Adviento Lima 2016

Adviento Lima 2016
Primer domingo de Adviento 2016 - Ciclo A

Navidad de antaño

Navidad de antaño
02.12 La Navidad en Lima de antaño

Niño Jesús - 2016

Niño Jesús - 2016
Solemnes cultos en Honor al Niño Jesus El Doctorcito - Lima

miércoles, 9 de septiembre de 2015

08.09 Natividad de la Virgen Maria - 2015


Natividad de la Virgen MARÍA
Dulce nombre de Maria y su Inmaculado Corazón



Solemnidad: 08 de Septiembre, 07:00 pm.
Basílica del Santísimo Rosario - Lima

EL NACIMIENTO DE SANTA MARÍA

No es muy fácil hablar del nacimiento de la Virgen. De hecho, ni conocemos exactamente el día; pero sí sabemos que nació, igual que toda criatura, como fruto bendito del amor de unos padres a los que la tradición ha querido llamar Joaquín y Ana.


Después ya no sabemos nada de la Virgen María hasta que entró en escena en la Anunciación.
Entonces el ángel, de parte de Dios, le descubre un plan muy especial que el mismo Creador había preparado para Ella.
Va a ser la Madre de Dios. Y Dios mismo quiere que dé un sí libre.
María dirá que sí. Pero, ¿cuál es la preparación que Dios le había regalado?
La fe nos ha enseñado que desde el momento mismo de la concepción, Dios la quiso sólo para sí y no permitió que el pecado original entrara en Ella. Éste el dogma que llamamos de la Inmaculada Concepción.
Suponemos que Joaquín y Ana habrán hecho una fiesta en familia por su nacimiento. Y eso es todo.
Pero han pasado los años y la Iglesia no ha podido acallar la alegría de su nacimiento y lo ha celebrado de muchas maneras.
Imágenes, poesías, medallas, estampas, fiestas, pinturas… Muchas veces nos encontramos con palabras de ternura, metáforas y piropos.
Espiguemos algunas frases de la liturgia en esta fiesta que cada año celebramos el 8 de septiembre:

* “Hoy nace una clara estrella, / tan divina y celestial / que con ser estrella es tal, / que el mismo Dios nace de Ella…”
* “El alba más clara y bella / no le puede ser igual… / no le iguala lumbre alguna / de cuantas bordan el cielo / porque es el humilde suelo / de sus pies la blanca luna: / nace en el suelo tan bella / y con luz tan celestial / que con ser estrella es tal / que el mismo sol nace de Ella”
* “Canten hoy, pues nacéis vos, / los ángeles gran Señora / y ensáyense desde ahora / para cuando nazca Dios”.
* “Hoy es el nacimiento de Santa María Virgen en cuya belleza y humildad Dios se ha complacido”.
* “Hoy ha nacido la Virgen María del linaje de David. Por Ella vino la salvación del mundo”.
* “Cuando nació la Santísima Virgen el mundo se iluminó”.
* “Tu nacimiento Virgen Madre de Dios anunció la alegría a todo el mundo”.
Es interesante, sobre todo, este párrafo de uno de los sermones de San Andrés de Creta que, después de hablar de cómo en Cristo lo antiguo ha pasado y lo nuevo ha comenzado, escribe:

* “Convenía pues que esta fulgurante y sorprendente venida de Dios a los hombres fuera precedida de algún hecho que nos preparara a recibir con gozo el gran don de la salvación.
Éste es el significado de la fiesta que hoy celebramos, ya que el nacimiento de la Madre de Dios es el exordio (principio) de todo este cúmulo de bienes, exordio que hallará su término y complemento en la unión del Verbo con la carne que le estaba destinada.
El día de hoy nació la Virgen; es luego amamantada y se va desarrollando; y es preparada para ser la Madre de Dios, Rey de todos los siglos…
Que toda la creación, pues, rebose de contento y contribuya a su modo a la alegría propia de este día. Cielo y tierra se unen en esta celebración y que la festeje con gozo todo lo que hay en el mundo y por encima del mundo.
Hoy, en efecto, ha sido construido el santuario creado, del Creador de todas las cosas, y la creación, de un modo nuevo y más digno, queda dispuesta para hospedar en sí al supremo Hacedor”.





Ese santuario creado es el seno de la Virgen María que acogerá virginalmente a Jesús.
En realidad, si nos fijamos, en todos los textos litúrgicos de este día encontramos únicamente la expresión espontánea de los corazones.
Así tiene que ser, en efecto. Lo mismo que se hace cada año en el cumpleaños de una madre.
Las palabras son pocas o muchas, pero lo que aflora son los sentimientos del corazón filial.
Por nuestra parte, celebremos hoy el nacimiento de la Virgen María “con todo el corazón y toda el alma y cantemos la gloria de Cristo en esta sagrada fiesta de María, la excelsa Madre de Dios.

Por: P. José Ignacio Alemany Grau, Obispo

http://www.radiomariaperu.org/